Rivista aperiodica teorica del Socialismo
Organo politico di Convergenza Socialista

La actualización del Modelo Económico en Cuba: Del Socialismo Real al Socialismo Posible

por Efraín Echevarria Hernández

¨Si se quieren alcanzar resultados diferentes, hay que experimentar cosas distintas¨ - Albert Einstein

El modelo de socialismo conocido como “Socialismo Real” fracasó en Europa del Este, mucho se ha escrito sobre sus limitaciones, existen también muchas teorías y modelos que pretenden explicar la dinámica de este proceso. Desde 1959 el modelo establecido en Cuba asumió muchos elementos de aquel modelo fallido, sin embargo el socialismo en Cuba sobrevive hasta hoy en medio de circunstancias muy difíciles. Pero, ¿Cómo fue posible eso?, ¿Qué factores explican la sobrevivencia del socialismo en Cuba?, ¿Por qué fracasaron todos los pronósticos y teorías que explicaban que el sistema cubano no resistiría la caída de la antigua URSS?

Sería muy extenso considerar todos los factores de distinta naturaleza que explican este extraño fenómeno, sin embargo, resulta significativo explicar como el socialismo Cuba consiguió separarse de la dinámica que, a partir de la Perestroika soviética, concluiría con  la desaparición del socialismo en Europa en un corto periodo, como resultado de causas esencialmente internas y prácticamente sin que ninguna fuerza mostrara resistencia significativa para impedir este desenlace fatal.

Para explicar la capacidad de resistencia del socialismo en Cuba creemos importante tener en cuenta tres momentos:

1) La forma en que la dirección cubana consiguió separarse de las dinámicas generadas por la Perestroika en la en la URSS, proceso que terminó siendo liderado por fuerzas políticas contrarias al socialismo,

2) La respuesta ofrecida por Cuba frente a la crisis que se derivó del derrumbe del campo socialista en Europa y la URSS,

3) El proceso de actualización del modelo económico cubano. A continuación presentaremos en breve síntesis cada uno de estos elementos.

1) La forma en que la dirección cubana consiguió separarse de las dinámicas generadas por la Perestroika en la en la URSS, proceso que terminó siendo liderado por fuerzas políticas contrarias al socialismo

En los años 1985/86 encabezada por Mijail Seguevich Garbachov como Secretario General del Partico Comunista[1], comenzaba en la Unión Soviética el proceso llamado Perestroica, con el objetivo proclamado de defender y perfeccionar el socialismo en ese país y a nivel del Sistema  Socialista Mundial, en ese periodo estábamos culminando la segunda parte de nuestros  estudios de economía en la Universidad Lomonosov de Moscú, pudimos vivir con toda intensidad ese proceso, que consiguió movilizar el apoyo de la mayor parte del pueblo soviético y de nosotros como jóvenes en aquel entonces. Inspiraban el culto a la verdad, el reconocimiento abierto de las contradicciones del socialismo, los llamados a la transparencia, la democracia, a la superación del atraso tecnológico del sistema, en el plano internacional, el inicio de los trabajos para  perfeccionamiento de los mecanismos de colaboración en los marcos del CAME[2] y la construcción de un nuevo pensamiento político en las relaciones con el mundo capitalista.

Las causas del fracaso de la Perestroika, no son objetivo en este trabajo, lo cierto es que los procesos que ella desató fueron finalmente hegemonizados por fuerzas contra revolucionarias que impulsarían la desaparición del socialismo en la URSS, en Europa del Este y la desaparición del CAME. ¿Cómo consiguió Cuba escapar de esta dinámica?, En Cuba la introducción masiva del modelo soviético comenzó a partir de 1975, con el establecimiento del Sistema de Dirección y Planificación de la Economía, pasados 10 años en 1985, este modelo comenzó a manifestar serias limitaciones, la tasa de crecimiento acumulada en 1991 respecto a 1985 para toda la economía nacional fue de -12.9%.

Esta situación se puede apreciar en los siguientes datos.

Sectores de la Economía Nacional

Variación del PSG (base 1985)

Economía nacional

-12,9%

Industria

-12,4%

Agropecuario

-26.8%

Construcción

-10,7%

Transporte

-22,8%

Comunicación

-7,4%

Comercio

-21,9%

Fuente: Tomado de Efrain Echevarria Hernández. El Modelo de Gestión Económica en Cuba: Retos y Certezas hacia el VI Congreso del PCC.

Frente a esta situación, en el plano económico, la dirección del país impulsó a partir de 1985/1986, la llamada Rectificación de Errores y Tendencias Negativas, el modelo de la planificación fue sometido a duras criticas, sobre todo su excesiva burocratización que limitaba la iniciativa de los niveles de base y la introducción de los avances de la ciencia y la tecnología, se realizaron reformas para mejorar el rendimiento del trabajo a través del perfeccionamiento de los mecanismos de remuneración, se eliminaron los topes al incremento de los salarios y se perfeccionaron los mecanismos de relación entre el nivel de salario y la productividad del trabajador, se estimuló el aprovechamiento de la jornada laboral.

En sectores como la agricultura y la construcción fueron creados los llamados Contingentes[3], un nuevo tipo de empresa estatal, basadas en nuevos conceptos de organización del trabajo, dirección, remuneración, dotación de recursos y tecnologías que permitían conseguir altos niveles de rendimientos en las inversiones y productividad, contribuyendo a eliminar el mito que asociaba la empresa estatal con ineficiencia. Al propio tiempo se elevaron los niveles de centralización, se eliminaron los mercados libres de productos agropecuarios con precios de oferta y demanda, se limito la iniciativa individual y privada, manifiesto error en la comprensión de las leyes económicas objetivas de la transición que sería superado en etapas subsiguientes.

Con estas políticas no se consiguió resolver totalmente el problema de la recuperación de la dinámica económica, pero si contribuyeron para mejora sensiblemente la situación, como se puede apreciar.

Sectores de la Economía Nacional

1987

Economía nacional

-3,9%

Industria

-3,1%

Agropecuario

-0,9%

Construcción

-7,8%

Transporte

-2,4%

Comercio

-6,4%

Fuente: Tomado de Efrain Echevarria Hernández. El Modelo de Gestión Económica en Cuba: Retos y Certezas hacia el VI Congreso del PCC.

La principal contribución de la política de rectificación de errores radica en que marco una  diferencia significativa respecto a lo que ocurrió en el Este de Europa, los cambios en los países del este marcharon en la dirección del rechazo a la propiedad social y la sublimación del socialismo de mercado primero y la economía de mercado capitalista después, la reafirmación de la iniciativa individual y la competencia y el desmantelamiento de la propiedad estatal y la planificación.

En el plano ideológico, en Cuba, el reconocimiento de los errores cometidos no  fue conducido por el camino del rechazo al socialismo como sistema, se mantuvo el sistema equitativo de redistribución de la riqueza, se ratificó la prioridad de los colectivo/social sobre lo privado y se limitó en el plano económico el surgimiento de neo-clases a través de la acumulación excesiva de riqueza en ciertos sectores. Fue ratificada la idea de que, aún en el caso de que desapareciera el socialismo en la URSS, Cuba lo continuaría defendiendo. En términos esenciales, fue así como sin resolver en su totalidad los problemas del estancamiento económico, Cuba consiguió separarse de las dinámicas que condujeron a la desaparición del socialismo en Europa del Este.

2) La respuesta ofrecida por Cuba frente a la crisis que se derivó del derrumbe del campo socialista en Europa y la URSS

A pesar de estas políticas aplicadas, la economía cubana no estaba en su mejor momento cuando se desencadenó el derrumbe en Europa, no se pudo evitar la grave situación de crisis económica que se  generó en Cuba  a partir de 1989, asociada a la caída del campo socialista, que generó la pérdida de más del 80% los vínculos  comerciales y financieros. Frente a la profunda crisis que enfrentó el país en los noventas se aplicó un paquete de medidas que contribuyó decisivamente en la superación del momento más difícil de la misma,  no sería justo no recocer que en la segunda mitad de los 90s se desarrollaron sectores como el turismo que generaron encadenamientos productivos hacia el interior de nuestra economía y hacia el exterior por la vía de sólidas alianzas internacionales[4], este sector logró generar 100000 empleos directos y 120000 indirectos generando eficientes procesos de aprendizaje en determinadas áreas de la industria y la agricultura cubanas, se fortalecieron las políticas fiscales y monetarias. Se introdujo el trabajo por cuenta propia, se promovió la inversión extranjera, se introdujeron esquemas de dolarización en la economía para estimular la entrada de divisas por la vía de las remesas familiares y la inversión extranjera.

Se produjo la descentralización del comercio exterior, en la agricultura se reestructuraron las grandes empresas estales, parte de sus activos fueron entregados en gerenciamiento a cooperativas de obreros (UBPC), con el objetivo de elevar la autogestión, eliminar los modelos extensivos de producción muy dependientes de las corrientes de importación, en la industria azucarera se ajustaron las capacidades industriales a la capacidad real de producción para lo cual fueron paralizadas el 50% de las fábricas de azúcar. En el plano asocial, se mantuvo el pago de los salarios en su integralidad para los trabajadores desempleados como resultados de las afectaciones de  la crisis, para evitar deterioros significativos en la equidad, se tomaron medidas para balancear los efectos de la crisis, se reforzaron las medidas de distribución colectiva de los escasos bienes y servicios disponibles y se mantuvieron e incrementaron los presupuestos que garantizaban la vitalidad de los sectores sociales aún en medio de limitaciones infinitas[5].

Emily Morris (Morris, 2014), investigadora principal del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), publicó una investigación, que tiene, en nuestra opinión, dos grandes méritos, lo primero es que fue realizada en Cuba, el segundo, con la utilización de resultados de proyectos e investigaciones de científicos y centros de estudios en la isla, a los cuales les da crédito. Al evaluar las características del ajuste cubano después de los 90s en respuesta a la profunda crisis  generada por la caída del campo socialista en Europa del Este, la autora reconoce como el país aplicó la utilización de mecanismos de mercado, pero no realizó la transición al capitalismo recomendada desde fuera como lo hicieron otros países.

Según esta autora el IV, V y VI Congreso del PCC revelan un enfoque heterodoxo y flexible en la política económica, a través de un proceso de formulación de políticas complejas que fue ignorado en gran medida fuera de la isla. Según ella, en Cuba, si bien reconocen que los mecanismos de mercado pueden contribuir a una economía más diversificada y dinámica, las autoridades cubanas no se han tragado las promesas de privatización a gran escala y la liberalización, y siempre han sido conscientes de los costos sociales.

El paquete de medidas aplicado, permitió recuperar la dinámica de crecimiento a partir del PIB a partir de 1994, no se pudo evitar que ciertos sectores de la población resultaran sensiblemente afectados por la crisis, algunas medidas tomadas desencadenaron fenómenos negativos, así por ejemplo, ciertos sectores juveniles abandonaron los estudios, con el desarrollo del turismo se elevan los niveles de carga sobre el medio ambiente y reaparecen fenómenos como la prostitución, también las regiones y sectores de la población más próximos al desarrollo del turismo reciben beneficios directos extraordinarios, tampoco se consiguió evitar fenómenos de concentración de las riquezas.

A inicios del siglo XXI (año 2002) se desarrolló le estrategia de la Batalla de Ideas, en los marcos de la cual más del 75% de las inversiones se concentraron en el sector social, a partir del 2006 se toman un serie de medidas encaminadas al logro de una mayor racionalidad.

3) El proceso de actualización del modelo económico cubano

Sin embargo a estas medidas les faltaba integralidad, no formaban parte de un programa de transformaciones, que debían abarcar lo económico, lo social, lo político y lo ideológico, que contemplara medidas de corto, medio y largo plazo y contemplara elementos coyunturales y estructurales. Estas políticas fueron desarrolladas  a partir de a partir del VI y VII Congresos del Parido y toman cuerpo en los Lineamientos de la Política Económica y Social. Lo realmente nuevo de los lineamientos radica en aportar un programa ordenado, una agenda de trabajo para el desarrollo del país en el mediano plazo. 

Es muy importante significar, que en los mismo aparece una visión de mediano y largo plazo, hasta el 2030, este tipo de proyección había estado ausente en los últimos años, por lo que a partir de ellos el país recupera la concepción de estrategia de desarrollo, algo muy complejo en un mundo globalizado lleno de incertidumbres. La nueva estrategia coloca en el centro la economía, sobre la batalla económica, nuestro ex-presidente señaló, ¨…, La batalla económica constituye hoy, más que nunca, la tarea principal y el centro del trabajo ideológico de los cuadros, porque de ella depende la sostenibilidad y preservación de nuestro sistema social ¨[6]. Se reconoce que en la difícil coyuntura económica actual del país influyen un grupo de factores internos y externos, es significativo el énfasis que se ha colocado en los aspectos internos, que son aquellos sobre los cuales el país puede incidir más directamente con cambios en sus políticas económicas. En la política económica se destacan los siguientes elementos:

  • Mantener la continuidad del proyecto
  • Mantener las conquistas de la revolución
  • Predominio de la propiedad estado sobre los medios de producción fundamentales
  • Sostener al estado como un agente económico principal
  • Predominio de la planificación sobre el mercado
  • No se permitirá la concentración de la propiedad.

Lo anterior no implica que los cambios proyectados no sean trascendentes, tanto en lo económico como en lo político ideológico, de ahí la necesaria cautela y progresividad de los mismos, al mismo tiempo hay que introducirlos lo suficientemente rápido como para que la situación no empeore, pero son imprescindibles. La situación económica y la forma en que esta afecta la vida de las personas y los procesos del país representa hoy el principal factor de vulnerabilidad para la existencia de la revolución cubana.

En el plano ideológico, la necesaria apertura a nuevos agentes como única forma de dinamizar las fuerzas productivas significará un retroceso en los niveles de socialización en algunos sectores no principales, habrá que incrementar el uso de las palancas económicas y los mecanismos de mercado, así como estímulos materiales y salariales como incentivos en la búsqueda de eficiencia y el aumento de la productividad, empezando por el campo y los sectores que sustituyen importaciones. La liberalización de muchos precios al mecanismo de la oferta y la demanda y la paulatina eliminación de subsidios y gratuidades para descargar al estado de una carga insostenible e innecesaria, implicará para la población costosas renuncias, ya que generación tras generación se han mantenido estas relaciones paternalistas e igualitarista a lo largo de toda la gestión económica y social. Este tipo de medidas, completamente legítimas e incluso necesarias para la supervivencia de una sociedad de transición al socialismo,   como ha dicho Raúl Castro Ruz,…, el socialismo es igualdad de derechos y de oportunidades para todos los ciudadanos, no igualitarismo.

A diferencia de periodos anteriores, se ha comprendido que en la etapa actual del tránsito al socialismo en el país es absolutamente de necesaria la existencia del sector no estatal tomado medidas para propiciar la integración de este nuevo sector al resto de la economía, lo cual no era permitido anteriormente. Desde Marx sabemos que en esta etapa la distribución es con arreglo al trabajo, lo cual presupone el derecho burgués en la distribución, es decir la existencia de diferencias, sin embargo este tipo de medidas es interpretado de forma diversa por diferentes sectores. Esto es una cosa, y otra muy distinta aceptar la desigualdad como algo tolerable, normal, inevitable, incluso saludable para el funcionamiento del sistema, en tal sentido se mantendrá el principio de que nadie quedará desprotegido, las personas y sectores de la población que requieran de apoyo del gobierno, como principio el subsidio será a personas y no a productos como ha sido hasta ahora.

En la población cubana existe una enorme reserva de solidaridad y confianza en el gobierno extraña en otras latitudes, pero la situación económica actual ya han comenzado a deteriorarse determinados elementos ideológicos, para Marx las formas económicas y las relaciones de producción asociadas a la misma están sujetas a regularidades objetivas, durante el proceso de la transición al Socialismo se pueden presentar múltiples intermediaciones subjetivas y objetivas, pero en última instancia son las objetivas las determinantes, “… jamás aparecen nuevas y más altas relaciones de producción antes que las condiciones materiales para su existencia hayan madurado en el seno de la propia sociedad antigua”[7].El propio Marx nos advierte sobre este error de adelantamiento de las relaciones sin considerar adecuadamente las condiciones materiales creó un peligro potencial que Marx se había encargado de advertir, “aunque una sociedad haya encontrado el rostro de la ley natural con arreglo a la cual se mueve,…, jamás podrá saltar ni descartar por decreto las fases naturales de su desarrollo”[8].

Un grupo de nuestras políticas económicas y sociales implicaron en realidad la violentación del período de transición, constituyó un grave error al colocar la teoría y el derecho por encima de la estructura económica real, generando el peligro de la falta de correspondencia entre las fuerzas productivas y las relaciones de producción y la creciente formalización de las nuevas relaciones de producción, generándose deformaciones en el desarrollo económico y social[9] que ahora es necesario corregir, por tanto en nuestra opinión la labor ideológica asociada a los cambios es tan necearía como el cambio mismo.

También  se han tomado decisiones para elevar la racionalidad en el manejo del sector social que como se conoce absorbe en Cuba la mayor parte del presupuesto. De esta manera se  han tomado decisiones que han permitido reducir el gasto de salud, educación, cultura y deportes sin renunciar a su carácter general y gratuito para toda la población[10]. Con estas medidas se ha pretendido también reducir los subsidios y gratuidades, en el 2016  el estado subsidia el 87, 7 % de la canasta familiar normada, cerca del 50% de los ingresos de la familia cubana es consumo no pagado, como se observa esta es una carga demasiado elevada para cualquier estado, es necesario avanzar en su reducción.

Para resolver esta situación sin la aplicación de terapias de choque se han adoptado medidas de reducción de las plantillas en el sector estatal[11], una política bien definida en la cual no se ha podido avanzar lo suficiente  por razones políticas y se justicia social.

Es en el punto de la propiedad donde más se refleja hasta el momento el carácter autónomo del cambio que se enfrenta en Cuba, donde no se copia ninguna de las experiencias de otros países socialistas. Al asumirse que desde los cambios en la gestión y no en la propiedad misma se puede elevar la eficiencia económica.

También se han producido cambios en el mecanismo de la planificación, aunque con limitaciones, el plan contempla de una manera más adecuada la existencia de  las nuevas formas económicas y de gestión, los presupuestos contemplan partidas para la contratación de niveles de actividad con los trabadores por cuenta propia, muy lentamente van cambiando los métodos de regulación, que serán  cada vez menos directos y administrativos, para dejar espacio a métodos de regulación basados más en palancas económicas , financieras, cambiarios y otras poco acostumbrados hasta ahora en nuestra economía, ello será posible porque paulatinamente se irán eliminando prohibiciones vigentes y el estado renunciará a la regulación de las relaciones entre las personas y las organizaciones empresariales , generando marcos legales para que las mismas fluyan.

Se ha avanzado en el proceso de contratación económica como palanca fundamental para el avance del nuevo modelo y la garantía del cumplimiento del plan, y se ha incrementado el número de bienes y servicios cuyos precios no se regulan centralmente, sino a través de la oferta y la demanda[12]. Aunque no existe un mercado mayorista para el abastecimiento a los trabajadores por cuenta propia y no se les ha dado accesos ni a la importación directa ni a la conformación de alianzas legales con el capital extranjero, como parte del plan de la economía en los mercados tradicionales se va configurando una oferta de bienes y servicios que va paulatinamente respondiendo a la demanda de estos actores.

Durante el año 2013 comenzó el proceso de descentralización de los niveles de gestión de la empresa estatal[13], es decir se han comenzado a otorgar atribuciones en los marcos del plan. Con la separación de las funciones estatales y empresariales y la creación de las nuevas organizaciones superiores de dirección empresarial con incremento de las facultades a las empresas y la elevación de la responsabilidad sobre el control de los recursos materiales y financieros que manejan y sobre todo van encaminadas a introducir un nuevo modelo de gestión, basado en la autogestión y la responsabilidad colectiva.

Algunas medidas son,

  1. Las empresas retienen la amortización de los activos fijos, antes se aportaba al presupuesto del estado en su totalidad.
  2. Las empresas retienen el 50% de rendimiento estatal (utilidades después de impuestos), antes lo aportaban todo al presupuesto estatal.
  3. Se amplían los objetos sociales de las empresas, para darles mayor capacidad de acción.
  4. La capacidad de liquidez en divisas para importar se puede contratar con actores nacionales siempre haya garantías del cumplimiento de los suministros.
  5. El plan límite de importaciones de puede elevar si se planifican incrementos proporcionales de las producciones.
  6. Venta directa de las unidades agropecuarias al turismo.
  7. Comenzó la eliminación o redimensionamiento de las empresas con más años teniendo pérdidas.
  8. Se eliminan los límites al incremento de los salarios, que quedan sujetos solo a los rendimientos.
  9. Se introduce la categoría pedido estatal, que establece la demanda del estado, el resto de las producciones se puede colocar libremente en los mercados.
  10. Una nueva política para el manejo de los inventarios, que permite más flexibilidad para liquidar los inventarios ociosos o de lento movimiento.
  11. Se introducen medidas para mejorar el funcionamiento de las UBPC, que son las estructuras agropecuarias menos eficientes.
  12. Se fomentan las políticas de sustitución de importaciones y promoción de exportaciones.
  13. Se establece un régimen fiscal estimulador para las formas empresariales más socializadas y la agricultura.

Aún este breve y atrevido resumen de las medidas implementadas y los resultados obtenidos, permite observar la diferencia entre del modelos económico nuevo y el que vamos abandonando, la diferencia entre uno y otro radica en los cambios esenciales que se producen en los ejes articuladores, es decir, el peso de las diferentes formas de propiedad,  las formas de gestión de la propiedad, la organización económica del estado y su rol, las características y estructuras de los mercados, los mecanismos de regulación de la producción y las fuentes de distribución de la riqueza, aún es prematuro para hablar de tendencias definitivas, lo sí es innegables es la voluntad de avanzar en un camino que nos lleve al socialismo posible en las circunstancias actuales de nuestro país. En el texto de los lineamientos se observa transversalidad y elevada coherencia en lo planteado en los diferentes capítulos, de modo que unas políticas económicas no se contradigan con los objetivos de otras, es indudables que se ha avanzado, no obstante tanto en el debate popular, como en el académico, no existe en Cuba hoy un criterio único para evaluar la secuencia y coherencia de las medidas implementadas y sobre todo al momento de evaluar los resultados globales de las mismas.

En el caso de nuestro país donde la mayoría de la población ha estado con un consumo reprimido y bajo por más de veinte años de periodo especial, los costos del bajo crecimiento de se manifiestan solo en la posposición de la satisfacción de determinadas necesidades, sino el costo de la espera en términos sociales y políticos compromete la credibilidad del proceso y probablemente también su sostenibilidad en el tiempo, a pesar de que en este momento, existe un elevado apoyo popular a los cambios que se están realizando, aunque por la falta de cultura económica no se logren comprender en toda su dimensión. Las medidas tomadas  y los procesos anteriormente descritos, aún no manifiestan un impacto sustantivo en la mejoría de la calidad de vida de la población en su conjunto, sobre todo en los puntos más sensibles, la disminución del nivel de precios con el  consecuente  incremento del salario real, el incremento del salario nominal y una elevación notable  de la oferta de bienes y servicios que reduzca las tensiones de la vida cotidiana

Somos de la opinión de que hasta el momento (en la mayoría de los casos) los cambios ocurridos tienen fundamentalmente un carácter coyuntural, de cambios de estructuras, de concepciones ó eliminación de prohibiciones , que era muy necesario hacerlos, también ha sido difícil y valiente poderlos acometer, de  los mismos se han derivado renuncias importantes y un fuerte proceso adaptativo para todos los actores que aún no ha concluido, sin embargo, estos procesos por si mismos no tiene capacidad para  romper aún las inercias generadas por fenómenos de tipo estructural que subyacen en todo el mecanismo económico que necesitamos superar.

Acerca de las posibilidades que realmente se tienen de  desarrollar las relaciones de mercado sin deteriorar sustancialmente la esencia del socialismo, este tema nos conduce a un debate que desborda con mucho los marcos de este trabajo, pero si entendemos necesario alertar sobre una especie de  idealismo ingenuo, que  asegura que es posible controlar las relaciones monetario-mercantiles, independientemente de la profundización en las estructuras sociales, de forma de garantizar una distribución mercantil de los bienes y, por tanto, de las utilidades y, al mismo tiempo, mantener un control socialista de la distribución. Por último, también presupone una estrategia política como mínimo optimista, que asegura que ese mismo control socialista de la distribución conseguirá impedir la transformación de la masa monetaria acumulada por la profundización de las relaciones mercantiles, en capital, esto es, impedir la transformación de la forma-dinero en el contenido de capital que se presenta bajo esa forma.

En realidad los efectos de la relación mercantil trascienden la distribución de los bienes, como nos explica claramente Marx, en caso de los cambios que estamos introduciendo en nuestro país, aún de forma incipiente ya son evidentes elementos de concentración de la riqueza y desigualdades que han obligado a reforzar la política social respecto a los sectores más vulnerables. No es posible controlar el mercado, manteniéndolo solo para la distribución de valores de uso, como si eso no tuviese impacto sobre las estructuras de producción y de relaciones sociales además de influir en la estructura de propiedad de la economía, provocando una mayor estratificación social, un grupo de investigaciones sociológicas y sociopolíticas realizadas en Cuba en los últimos años arrojan luz sobre este particular[14].

 

                                                             Bibliografía                                             

  • Informe Central al VI Congreso del Partido.
  • Informe Clausura del VI Congreso del Partido.
  • Dictámenes de las Cinco Comisiones de Trabajo del VI Congreso del Partido.
  • Resoluciones y documentos aprobados en el VI Congreso.
  • Efraín Echevarria Hernández Artículo: El Modelo de Gestión Económica en Cuba: Retos y Certezas hacia el VI Congreso del PCC.
  • Efrain Echevarria Hernández y Yohandris Sierra Lara. Conferencia Sobre la Eliminación de la Dualidad Monetaria. ANEC Pinar del Río. Febrero 2012.
  • Revista Economía y Desarrollo. Volumen 148, N2, Año XLIII, Julio - Diciembre 2012. Actualización del Modelo Económico Cubano.
  • Margarita García Rabelo  y Vilma Hidalgo de los Santos. Modelo Económico y Social Cubano : Nociones Generales. Editorial Universidad de la Habana. 2013.

[1] Mijail Sergueivich Garbachov fue electo Primer Secretario del PECUS en el XXVII Congreso de este partido,  bajo su mandato impulso una línea de restructuración del Socialismo que se denominó Perestroika (restructuración).

[2] Consejo de Ayuda Mutua Económica. Bloque de Colaboración e Integración Económica del Bloque Socialista

[3] Fueron creadas más de 200 colectivos de este tipo que contribuyeron en la elevación de la producción agrícola y en la introducción de nuevas tecnologías en este sector,  con la terminación de proyectos de inversión que estaban paralizados, culminaron carreteras y autopistas, realizaron una contribución principal en la terminación de las obras para los Juegos Deportivos Panamericanos de 1991, construyeron la mayor parte de los centros de investigación del polo científico de la capital, bases para el desarrollo de la biotecnología en al país.

[4] El número de turistas internacionales que el país recibe se elevó de 289 000 en 1989 para 4 000 000 en 2018

[5] Aún así no se pudo evitar la concentración de riquezas en ciertos sectores y el surgimiento de desigualdades uq se preservan hasta la actualidad.

[6] General de ejército Raúl Castro Ruz. Clausura del IX Congreso de la Unión de Jóvenes Comunistas,

4 de AbrIl de 2010

[7] Marx, C. y Engels, F. “La ideología alemana”, pág. 37 Editorial Ciencias Sociales, La Habana, 1973.

[8] Ídem, pág. 37

[9] Así por ejemplo desde la llamada ofensiva revolucionaria de 1968, en los marcos de la cual se eliminó hasta el último vestigio de sector privado, en realidad nunca se lograron resolver en realidad los problemas relacionados con la prestación eficiente de servicios gastronómicos, personales, etc. Del otro lado se generó una percepción sicológica e ideológica que no aceptaba o veía con mucha sospecha a los trabajadores privados. Hoy solo en la capital del país existen más de 400 restaurantes privados construidos por esfuerzo propio y en breve tiempo.

[10]Con el objetivo de aligerar la carga al Estado en algunos servicios que se prestan, se iniciaron experimentos tales como: sustitución de comedores y transportes obreros por otras modalidades; arrendamiento de barberías, peluquerías y taxis a empleados en esas actividades. Así como se han tomado decisiones para elevar la racionalidad en el manejo del sector social que como se observó absorbe en Cuba la mayor parte del presupuesto. En las proyecciones de política económica anteriores ya hay medidas que han sido aplicadas y otras están en preparación, lo cierto es que implicarán reacomodo de los agentes para dar respuesta a grandes deformaciones. Se han eliminado subsidios y gratuidades indebidas.

Se acometió un proceso de reordenamiento racionalización de los servicios de salud, se unificaron centros escolares, se comenzaron a cobrar por ejemplo la entrada a los juegos de beisbol, principal espectáculo deportivo del país.

[11] En sectores como el comercio estatal por ejemplo se estima no son necesarios el 50% de los empleados, en salud pública, más de 90 mil, situación similar se presenta en la esfera de los funcionarios administrativos públicos, tales como cuerpos de inspectores y otros. Se proyecta que en el 2015 el sector no estatal absorba más de un millón de empleados.

[12] Como se ha indicado, el objetivo final será que los precios formados centralmente sea el mínimo.

[13] En la proyección del plan 2014 se introducen 37 modificaciones que apuntan en este sentido.

[14] Patricia Areces. Conferencia impartida en la Facultad de Ciencias Médicas de Pinar del Rio. Mayo 2012

Devi effettuare il login per inviare commenti