Rivista aperiodica teorica del Socialismo
Organo politico di Convergenza Socialista

Cuba y los desafíos actuales In evidenza

por Luis Darío Martos González

La mayor parte de los cubanos afirman que “aquí no se rinde nadie”, frase acuñada en la historia revolucionaria por la Liberación Nacional en el bautizo de fuego del naciente Ejército Rebelde en Alegrías de Pío, primer combate defensivo de los expedicionarios del Granma, bajo el plomo y bombardeo de la aviación batistiana que arremetió contra los insurrectos, asesinando y dispersando a la tropa, cuando se alzó la voz de un combatiente, quien con el tiempo se convertiría en el Comandante de la Revolución, Juan Almeida Bosque.

Sí, hoy muchos cubanos afirman esa frase en momentos tan difíciles para la estabilidad y continuidad de la Revolución Cubana, cuando se proclamó la lapidaria frase solo eran un puñado de rebeldes, casi sin armas luego del desembarco, y resistieron, se unieron los sobrevivientes, ascendieron a la Sierra Maestra e iniciaron la guerra que les condujo a la victoria del Primero de Enero de 1959; hoy, la frase la pronuncia un pueblo entero, ¿quién podrá tener miedos ahora? Nadie.

Sí, en Cuba, la mayoría de los revolucionarios, constituidos por la inmensa mayoría del pueblo, que agrupa a más del 85 por ciento de la población adulta mayores de 16 años, sumados los cientos de miles de niños y adolescentes que apoyan a diario a la Revolución Cubana, constituyen la mayoría de la población, la que en gran medida, agobiada por las secuelas del Bloqueo yanqui contra Cuba, que deja frustraciones, amarguras, sufrimientos y grandes necesidades materiales, prefiere resistir para vencer; una minoría de oportunistas, vende patria, resentidos, timoratos, antisociales, desclasados, agentes al servicio de una potencia extranjera, egoístas, vives bien y otros con  una sarta de pillería y mendacidad al servicio del mejor postor, han tratado de crear dificultades a la nación en actos subversivos, arrastrando a su lado a personas confundidas por las redes sociales a quienes han tratado de sumar en sus delirios de grandeza y de servicio a los peores intereses de la patria. A la postre el tiro les salió por la culata y quienes fueron arrastrados a los actos de desobediencia civil se convierten hoy en paradigma del proceso de transformación en muchos de los barrios que fueron fuente del verdadero “estallido social”, el que hoy cobra fuerza telúrica en las acciones de transformación de muchas comunidades con la anuencia de todas las autoridades a todos los niveles de dirección del país, territoriales y locales. La Revolución de Fidel, de Raúl, de la dirección histórica y de los nuevos líderes revolucionarios está más fortalecida en los barrios y comunidades, cobra fuerza el protagonismo de las poblaciones más sufridas como secuela del bloqueo y se unen a sus autoridades, para con su propio esfuerzo cambiar las condiciones de vida que a todos afectan. La construcción de viviendas para sustituir en las que viven los más afectados por condiciones paupérrimas de vida, la eliminación de salideros, de los desbordamientos de fosas, reconstrucción redes hidráulicas y sanitarias, construcción de aceras y contenes, pavimentación de calles, reanimación del alumbrado público, eliminación de tendederas eléctricas, creación de espacios públicos y sus elementos decorativos urbanos, mejoramiento del parque del transporte público, la recogida de desechos sólidos, eliminación de vertederos de basura, la reconstrucción de bodegas y mercados, centros gastronómicos, instalaciones de salud y educacionales, así como el desarrollo de actividades deportivas, culturales junto a la activación de las organizaciones sociales y de masas comunitarias, con el despliegue de un amplio movimiento participativo de la población y centros de trabajo que apoyan todo el accionar, permiten que las comunidades eleven su apoyo a la Revolución y su intransigencia revolucionaria frente a los que desde los antivalores pretenden revertir el curso triunfante de una Revolución que no da marcha atrás ni cede en principios frente al enemigo imperialista.

Los instantes pasajeros de una contrarrevolución que solo existe organizada en las redes sociales, pasaron. Fue una pesadilla de un día, una escaramuza como suelen ser las riñas entre familias por problemas de convivencia, generacionales, desavenencia entre hermanos que se resuelven cuando el padre pone orden en la mesa y llama al orden y la cordura. Sin gases lacrimógenos, ni tanques de guerra en las calles, ni balas de plomo o de gomas, sin desaparecidos ni torturados, sin lesiones oculares como en otras naciones y sin escuadrones antidisturbios asesinando, en toda Cuba existe plena normalidad y un pueblo todo en el trabajo diario, escolares en sus centros de estudio y una nación completa en lucha contra la Covid-19.

La gente se queja de los altos precios y de la inflación galopante; pero nadie se queda sin comer en Cuba, ni niño, joven o adolescente sin escuela ni ningún ciudadano sin asistencia médica gratuita. En la década del noventa del pasado siglo, luego del derrumbe del campo socialista y la desaparición de la Unión Soviética Cuba se vio inmersa en el doble bloqueo: el bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos y el de la desaparición abruptamente de las fuentes de abastecimiento en condiciones provechosas para ambas partes, del financiamiento e inversiones y del mercado para los productos cubanos, lo que en ambas direcciones de exportación e importación representaban el 85 por ciento del comercio de Cuba con los países socialista de Europa Oriental y la Unión Soviética, fue un duro golpe que se pudo revertir con estoico sacrificio de los cubanos; ahora estamos con otro doble bloqueo, el recrudecido bloqueo yanqui con las 243 medidas que lo arreciaron a límites extremos, impuestas por la Administración Trump, las nuevas adoptadas por el inquilino actual de la Casa Blanca, Joe Biden y las secuelas para Cuba de la crisis económica mundial provocada por la pandemia de la Covid-19, más los gastos adicionales que provoca la atención a la misma en el territorio nacional. Es un nuevo doble o triple bloqueo que se enfrenta con inteligencia, madurez y la inteligencia de los cubanos que han podido aplicar sus adelantos científicos como rama puntual de la economía para solventar la crisis y darle solución a los problemas generados por la pandemia. Todo lo anterior, sumado a la Tarea Ordenamiento y la adopción de una moneda única de circulación nacional, sumado a la carencia de recursos materiales de todo tipo, ha elevado la inflación en cifras exponenciales. Ya hubo experiencias anteriores, y sin lugar a dudas el problema de resolverá más temprano que tarde. Ya la economía ha cortado el decrecimiento y el discreto crecimiento se puede apreciar aunque no llegue ni al bolsillo o estómago del cubano. Sin lugar a dudas vendrán nuevas medidas que solucionarán la vida general de sacrificios de los cubanos.

La implementación de los acuerdos del 8vo. Congreso del Partido Comunista de Cuba en el terreno social, no ejecutados de inmediato por la ola pandémica a mediados del 2021, con fuerza se van aplicando desde el último trimestre del propio año y avanzan aceleradamente en este 2022. Es extraordinario lo ya realizado en numerosas comunidades de la capital y del resto de las provincias, los resultados muestran la efectividad del diálogo con la población cubana de los principales dirigentes del Partido y del Estado a todos los niveles, y hace contrastar la teoría con la práctica, el vínculo constante y permanente en el tiempo con las masas, reales protagonistas de los cambios. Las medidas de distanciamiento y aislamiento social también influyeron en el distanciamiento con las realidades diarias y con el agravamiento de las condiciones de vida en muchas familias, las que se vieron hacinadas en sus hogares, con grandes necesidades materiales y con las colas enormes que a diario tenían que realizar muchas personas para asegurar el mínimo de alimentos para sostener el hogar. Ante esas realidad no todos reaccionan del mismo modo por razones diversas de personalidad, carácter, temperamento, conducta, escolaridad y otras condiciones biopsicosociales. Como señalara el líder histórico de la Revolución en su momento “el ejemplo crea virtudes, crea espíritu revolucionario”, siendo el ejemplo de los líderes revolucionarios en las comunidades en contacto directo con los problemas de los ciudadanos más humildes lo que ha generado un clima de confianza y fe en la solución de los problemas de las familias y las comunidades que, aunque tienen el lastre del bloqueo yanqui como máximo exponente de las penurias y escaseces, demuestra las potencialidades reales que todavía existen en el ámbito social y nacional.

El amplio proceso legislativo, tal vez el de mayor alcance en los años de Revolución, a tono con la nueva Constitución y las circunstancias del momento, ordena la vida económica y social de la nación con implicaciones en toda la Sociedad y el Estado en el orden político, económico y social, y va más allá de las fronteras nacionales, trasciende la geografía nacional e impacta a la diáspora repartida por todo el mundo, a los hombres de negocios y políticos por el orbe. En un Estado Socialista de Derecho la Constitución y la Ley son claves es por esa razón que se ha avanzado en toda la legislación atinente a la organización y función amiento de todas las estructuras de poderes, a la organización y funcionamiento del Sistema Ju8dicial, entre un amplio conjunto de normas que organizan, estructura y aseguran el funcionamiento en el ámbito de la economía, las formas de propiedad y de producción. Ahora todo el pueblo está al tanto del proyecto de Código de las Familias, una norma jurídica novedosa, mucho más avanzado que el actual Código de Familia, también avanzado para su tiempo pero que requiere su completa reformulación para atemperarlo a lo más moderno y desarrollado en teoría de familia y adecuado a las condiciones concretas de nuestra nación. Es un proyecto que rompe todos los esquemas y será la consulta popular la que debe enriquecerlo para que pueda ser discutido en la Asamblea Nacional del Poder Popular y luego refrendado o no por todo el pueblo en un Referendo Nacional, donde la base en la que descansa todo el poder diga la última palabra. En el 2022 el cronograma legislativo aprobado es el m más grande de todos los tiempos y se discutirán importantes proyectos de leyes, algunas como el nuevo Código Penal tendrán un nivel importante de consulta especializada y popular. Los que desde el exterior denigran a Cuba jamás serán capaces de desarrollar un ejercicio masivo y popular de las normas jurídicas en sus naciones, en las que incluso muchos nacionales no tienen ni derecho al voto o donde se condiciona el voto por la naturaleza económica, social, racial, étnica o por otras razones diversas, todas excluyentes de sectores que no tienen ni voz ni voto, marginadas y discriminadas por las “cultas sociedades” del Primer Mundo. Las próximas semanas se realizarán en más de 62 mil escenarios comunitarios las discusiones del Proyecto de Código de Las Familias, sin dudas constituirá un escenario en el que diversas voces se pronunciarán y aportarán nuevas ideas, modificarán, ratificarán o enmendarán el articulado propuesto, ejercicio de verdadera democracia participativa, como la que no se observa en otras naciones de la culta y civilizada Europa ni en los Estados Unidos, porque en Cuba todas las voces cuentan, cada idea vale y tiene valor consultivo.

En el escenario cubano se puede apreciar diariamente el accionar del Presidente cubano y Primer Secretario del Partido Comunista de Cuba, Miguel Díaz-Canel, junto al Primer Ministro y otros altos dirigentes del Partido y del Estado cubano, en las reuniones con todos los sectores de la sociedad cubana, y muy especialmente con el sector de las ciencias y académico de la nación, en las que se trazan estrategias y se chequean acuerdos anteriores sobre la marcha de la aplicación de la ciencia y la técnica en los diferentes sectores económicos con impacto en la sociedad dirigidos a las más perentorias necesidades de la población y al desarrollo del país; igualmente el Presidente cubano recorre comunidades y provincias para acercarse cada vez más a la realidad nacional y contribuir con su propio ejemplo a que en la base los dirigentes locales asuman el rol que les corresponde a los municipios en la solución de los problemas locales en coordinación con las propias comunidades, donde cada uno de sus ciudadanos y lo líderes que le representan sean autores y actores reales en la exposición y solución de las diferentes problemáticas y desde ahí surjan las prioridades de soluciones. En sus recorridos va surgiendo un método de trabajo participativo el protagonismo no se limita a pedir soluciones pues en las soluciones participan activamente los petitorios; los centros de trabajos grandes o pequeños enclavados en las comunidades van participando activamente de las soluciones locales y adquieren el compromiso permanente de participación en la transformación de las condiciones de vida de sus alrededores.

Con la agricultura se libra una batalla importante en la transformación agrícola de la agricultura tradicional y de la agricultura urbana, suburbana y familiar, así como de todas las formas productivas que inciden en la producción y comercialización de alimentos. El Ordenamiento ha provocado un desordenamiento de los precios al calor de las 63 medidas adoptadas para estabilizar la producción de alimentos. Un amplio proceso de análisis y discusión con las formas productivas y los productores, así como con las entidades que se convierten en intermediarias, se realiza para disminuir los precios de los alimentos, los que de forma galopante han subido de forma abusiva al eliminarse muchos de los precios topados. En el sector de la agroindustria hay mucho por perfeccionar y se trabaja en la solución de muchos de los problemas surgidos y que afectan el bolsillo de la población. Los salarios se incrementaron con el Ordenamiento, pero la carencia de bienes materiales ha llevado al incremento de los precios con una inflación que no ha dejado su ritmo supersónico. Los encuentros con agricultores destacados permiten avizorar un futuro inmediato con saldos positivos que posibilitarán con el incremento productivo la disminución de los precios. El incremento del Producto Interno Bruto (PIB) en el 2022, pese a las medidas del boicot yanqui, son muestras palpables de las potencialidades de la economía socialista donde la empresa estatal constituirá por siempre la garantía segura para el despegue económico y para la protección de las principales conquistas de la revolución en seis décadas.

El despegue de la ciencia en sus más disímiles campos como rama puntera de la economía nacional será la fortaleza mayor para el despegue económico y para lograr los niveles de producción que satisfagan las necesidades materiales y espirituales del pueblo, así como el logro del incremento de la productividad del trabajo, el incremento del salario según los rendimientos productivos y una adecuada redistribución de las riquezas.

La constitución de las famosas Mipyme, las mini, pequeñas y medianas empresas privadas y de origen estatal o cooperativo, en número creciente por varios miles entre las constituidas, en proceso de creación, de aprobación o en otros trámites legales, inducen a un crecimiento productivo y diversificación de bienes y servicios que coadyuvan al crecimiento productivo y el incremento de las ofertas en el mercado, lo que junto a la empresa estatal socialista posibilitará el auge económico que promete el crecimiento del PIB en el 2022. Son retos y desafíos por delante, con bloqueo o sin él; con pandemia o en decrecimiento de sus contagios y secuelas recurrentes; con inversión o no extranjera; con las afectaciones financieras externas o sin ellas; con más o menos obstáculos el país está dispuesto a crecer y avanzar con su Nuevo Modelo Económico y las rectificaciones necesarias en el momento oportuno. Ninguna obra de hombre es completa y la mejor se puede perfeccionar, en ese camino andan los cubanos, en la lucha por la vida, por sobrevivir a los acosos, por derrotarlos, salir de la trinchera y avanzar.

A los grandes retos y desafíos económicos y sociales, en camino de soluciones adecuadas al marco histórico, a las circunstancias actuales, a los bloqueos a los que hay que oponer tenaz resistencia, hay que sumar los obstáculos políticos que no nacen en Cuba y son importados como actos subversivos y diversionistas desde los Estados Unidos y otras naciones de la culta y civilizada Europa y de las oligarquías nacionales derechistas del Sur del Continente, las mismas que frenan el desarrollo y consolidación de los procesos de liberación nacional, que sin ser marxistas o socialistas, buscan una salida alternativa al neoliberalismo salvaje que quieren imponer.

Los fenómenos asociados a la migración irregular derivada del no cumplimiento del compromiso pactado con Estados Unidos para la emisión de hasta veinte mil visas anuales a los cubanos para viajar a esa nación para la reunificación familiar, el cierre del Consulado Americano en La Habana, la instigación a la decepción de los cubanos que por el mundo están en funciones estatales o de gobierno o como empleados de empresas cubanas o sectores de la salud, la educación, el deporte y otras, junto a las difíciles condiciones de vida a causa del bloqueo yanqui, constituyen estímulos a la emigración ilegal y desordenada, la que desde Estados Unidos tratan de politizar para dañar la imagen de Cuba en el mundo. No hay diferencia entre los emigrados de Centro América y de otras latitudes que en Caravanas avanzan a Estados Unidos, a esos los devuelven y tratan de desestimular, se hacen planes de ayuda para el cacareado “mejoramiento” de sus condiciones de vida a los que huyen del capitalismo salvaje de esas naciones mientras a Cuba y los cubanos tratan de matar de hambre y desesperanza: el doble rasero y la doble moral del discurso norteamericano respecto a la migración en Cuba constituye un potencial peligro, el que se debe advertir, sobre todo cuando la Administración Bidel atraviesa por una etapa de descrédito en su país y las encuestas anuncian una pérdida de credibilidad y de aceptación, mostrando las potencialidades de su rival Donald Trump, quien de llegar al poder en el 2024 se convertiría en un nuevo y potencial peligro para Cuba y para el mundo. La eventual candidatura de Trump en un nuevo periodo constituiría una nueva etapa de enfrentamiento, de acoso y de resistencia hasta límites extremos.

Hay muchos temas para debatir sobre los desafíos actuales de Cuba, seguiremos abordando el tema desde la visión del Proyecto Comunitario GRANJITA FELIZ, la de un simple ciudadano cubano apegado a las más nobles ideas de que un mundo mejor es posible.

Pronto se celebrará el 169 aniversario del nacimiento del Héroe Nacional cubano, el Apóstol de la Independencia, el Maestro José Martí, el más universal pensador cubano de todos los tiempos. Al celebrar su nacimiento el próximo 28 de enero, se iniciará una jornada nacional para celebrar el 170 aniversario el 28 de enero del 2023, jornada que culminará con el Encuentro Internacional “Por El Equilibrio del Mundo que sesionará en el Palacio de las Convenciones entre el 24 y 28 de enero de ese año.

Con Martí “Con todos y para el bien de todos”, Cuba en pie de lucha hasta la victoria.

 

Ultima modifica ilDomenica, 23 Gennaio 2022 08:03
Devi effettuare il login per inviare commenti