Rivista aperiodica teorica del Socialismo
Organo politico di Convergenza Socialista

Es un honor estar con Obrador detrás del muro de Trump

por Martha Alvarez

Frente a la figura conmemorativa de bronce de Benito Juárez, considerado por muchos como el fundador del México moderno, en Washington en Estados Unidos, el actual presidente Andrés Manuel López Obrador hizo un homenaje floral y cantó el himno nacional mexicano.

La figura de bronce del héroe principal de México y el primer nativo americano en la historia del continente que alcanza el cargo más alto de una nación después de la independencia de España, López Obradorla ha observado durante unos momentos, mientras una multitud festiva, llegada para la ocasión desde ciudades y estados norteamericanos diferentes, observando la sana distancia, elogió al presidente diciendo: "Es un honor estar con Obrador”. Esta frase fue el lema más escuchado el 8 de julio de 2020 en la capital de los Estados Unidos.

El pensamiento político de Benito Juárez, en el siglo XIX, trasciende fronteras y tiempos. Sus ideales de no discriminación e igualdad, sus reformas progresistas, los lazos que ha hecho con la comunidad internacional y la certeza de no tolerar la interferencia de otras naciones en los asuntos internos son una de las mejores herencias y el mayor vínculo con el pueblo mexicano a través del tiempo. El actual presidente, Andrés Manuel López Obrador, lo considera el mejor líder de la historia del país.

Benito Pablo Juárez García, hijo de granjeros nativos zapotecas de la costa del Pacífico del sur mexicano, nacido en 1806, estudió derecho, se formó como abogado, trabajó como juez del tribunal civil, se convirtió en secretario general del gobernador del estado de Oaxaca y fue elegido Congresista y Gobernador de Oaxaca. Políticamente es militante en el Partido Liberal que logra derrocar al gobierno del dictador Antonio López de Santa Anna. Debe exiliarse a los Estados Unidos cuando Santa Anna regresa al poder.

La estadía en los Estados Unidos fue el período en el que Benito Juárez conoció y experimentó las realidades de los ideales del modelo político, y cuando se convertirá en presidente de México, será el protagonista de una serie de reformas para modernizar y desarrollar  la nación y promover las clases humildes. El dictador había vaciado el las cajas del tesoro e incapaz de pagar la deuda externa, ante la amenaza de poderes externos, Juárez logra acuerdos Inglaterra y España. El gobierno francés había fortalecido el espíritu colonial y una asamblea de notables mexicanos traidores a la patria, proclamó: el "Segundo imperio mexicano" con Maximiliano I de Habsburgo. Juárez, todavía con la ayuda del gobierno de los Estados Unidos, lidera a su pueblo y luchó victoriosamente con las armas. Para dar un ejemplo y evitar otras interferencias europeas en los asuntos de México, mandò fucilar al francés.

Trabajando para abatir los factores de distinción y discriminación social, rechazó el sistema feudal europeo trasplantado en el continente americano. Como 26º presidente de México, y en dos períodos diferentes entre 1861 y 1872, Juárez luchó por la igualdad sustancial y formal entre los ciudadanos, de los pueblos indígenas en particular y llevó a cabo reformas con el objetivo de reducir la pobreza. El programa de forma liberal favoreció la instrucción pública implementando la Universidad de Hidalgo, que ahora tiene diferentes sedes de la Universidad Benito Juárez. De ideas anticlericales, introduce la libertad de culto, el matrimonio civil y combatió  los privilegio del clero, de las castas de nobles y el ejército. Él promulgó una serie de leyes liberales, para modernizar la nación, como la ley de libertad de prensa.

El trabajo a favor de romper las barreras socioeconómicas, culturales y religiosas ha sido una formidable palanca para entrar en la historia. El trabajo es enorme y todavía vigente porque no es fácil derribar los obstáculos que las armas de los invasores levantaron como muro para no ofrecer a los nativos americanos la dignidad social que merecían como habitantes originarios. El racismo, la discriminación y la falta de plena igualdad social siguen siendo una heredad de la colonización que es difícil de erradicar. Pero incluso hoy, el nombre de este pequeño hombre, de menos de un metro y medio de altura, está relacionado con la posteridad por su legado consignado en los libros de historia, en los corazones de los mexicanos que se transmiten oralmente la tradición y se ve en las numerosas infraestructuras materiales como la Ciudad de Juárez en la frontera con los Estados Unidos, el aeropuerto internacional más importante de la Ciudad de México, universidades, partidos políticos argentinos, carreteras y puentes internacionales; y no podemos olvidar que a lo largo de la geografía global, muchos niños son llamados con el nombre de Benito, como una demostración de gran estima a Juárez.

Las huellas del pensamiento político de Juárez son sin duda honrados por el trabajo progresista de Andrés Manuel López Obrador, conocido cariñosamente por el acrónimo AMLO. Benito Juárez es recordado por Amlo y ha sido exaltado como un ejemplo de ciudadanos que trabajan por el bien común, "un ejemplo" para funcionarios públicos o empleados de oficinas y trabajos públicos. Además, Amlo lo considera como uno de los mejores presidentes de la historia del país, también, por haber desarrollado excelentes relaciones con Abraham Lincoln y otros presidentes de los Estados Unidos de su época.

Gracias a las “benditas redes sociales" López Obrador, el 58° presidente mexicano fue elegido con el 53.19% de los votos en 2018. Asume el cargo el 1 de diciembre, con un discurso que critica el modelo neoliberal mexicano. En el acto de inauguración del gobierno, las autoridades nativas, representantes de 68 grupos indígenas, entregaron simbólicamente al llamado “testigo”, bastón de mando. Fue un acto sin precedentes. 

Los escenarios dibujados en que algunos sectores de la sociedad que gobernaban, administran los medios y detienen el poder económico no eran positivos, ni tenían los colores brillantes que acompañaban la dinámica vida social mexicana. Sin embargo, numerosos jefes de estado y de gobierno asistieron a la ceremonia. El vicepresidente Mike Pence e Ivanka Trump estuvieron presentes en la delegación de los Estados Unidos.

Es un hecho que la hija del presidente influyó en la visión geopolítica del padre al frente de la nación más poderosa de la actualidad. Donald Trump, quien se opuso y discriminó indignado a los mexicanos durante su campaña electoral y primeros meses de gobierno, cambió su feroz política exterior hacia el gobierno de Amlo y México. Para honrar la visita de asuntos de estado, a la llegada de Amlo, Ivanka Trump quería recordar y reiterar la amistad de los Estados Unidos con México establecida en 2018, publicando una foto de esa ceremonia y comentando en Twitter: “ Our nations are bound together by common values, shared love of freedom & deep devotion to faith & family. This visit will further deepen our strong friendship”; es decir: “Nuestras naciones están unidas por valores comunes, amor compartido por la libertad y profunda devoción por la fe y la familia. Esta visita profundizará aún más nuestra fuente de amistad ", es parte del mensaje.

Sin embargo, la guía de López Obrador sobre la serie de fructíferas negociaciones realizadas por el canciller Marcelo Ebrard es el factor más decisivo para la mejora de las relaciones entre dos países vecinos, de diferentes idiomas, diferentes grados de desarrollo industrial y con otros factores de desigualdad. Las políticas implementadas por el gobierno de Amlo, en éstos meses, han proporcionado una luz de esperanza para encontrar una mejor calidad de vida y detener la inmigración de México a los países del norte. De hecho, la inmigración se desaceleró incluso antes de que se cerraran las fronteras debido a la pandemia.

Trump cambió de opinión sobre el presidente mexicano, al ver cómo trabajaba para combatir la corrupción, cómo se activa para generar un estado social con menos desigualdades, y realmente se propone pacificar el país, al luchar contra las mafias en suelo mexicano contra el vil comercio de personas, armas y sustancias ilícitas y, porque politicamente Amlo es un personaje que lo está ayudando en la construcción del muro.

La conclusión de la construcción del muro, que comenzaron los presidentes estadounidenses antes de la era Trump, es considerada importante para el gobierno de los Estados Unidos. Trump en 2016, durante la campaña electoral, describió a México como un enemigo de los Estados Unidos de donde huir y ató la restauración de la grandeza de América del Norte, no a la justicia social que busca la igualdad socio-económica, sino a la elevación del muro real y tangible a lo largo de la frontera común. Además amenazó con aumentar los aranceles e imponer la construcción del muro con recursos económicos mexicanos. La sede del gobierno de los Estados Unidos Mexicanos, en la Ciudad de México, bajo la dirección de Amlo en palabras de Trump ha encontrado una oportunidad para demostrar su valor y ha trabajado para colaborar inmaterialmente con la política de migración de Trump, organizando un muro de recursos humanos y tecnológicos.

El muro intangible implementado por el gobierno mexicano serviría para bloquear el flujo de viajeros: refugiados de la injusticia socioeconómica que reina en el país vecino de Guatemala, y llega hasta la Patagonia, pasando por lugares bajo dictaduras y violencia. México es parte de los países con ingresos medios-altos y esto ha atraído una migración de los países latinoamericanos: Argentina, Guatemala, Colombia y Perú, así como muchos exiliados cubanos.

Utilizando la Guardia Nacional, un nuevo organismo diseñado para garantizar la seguridad de la población y bloquear el ingreso de viajeros, además de las fuerzas policiales y militares existentes, ha producido resultados positivos.

De hecho, el muro inmaterial creado por Amlo está formado por la quinta tecnologia, satélites de observación, aéreos tripulados, drones de vigilancia y por guardias militares y fronterizos. Dicho muro también serviría para detener cualquier incursión terrorista de los carteles de la droga que se mueven en América Central y América del Sur. Recientemente golpeó un avión que transportaba drogas desde América del Sur.

La cerca para contener la entrada de refugiados que intentan llegar a los Estados Unidos y Canadá a través de México, otra al lado del muro levantado en el norte, también es inmaterial. Dado que el gobierno ha aceptado que los caminantes, solicitantes de asilo, puedan residir temporalmente en suelo mexicano para esperar las audiencias relacionadas con sus casos. La política de Amlo dice: “Quédense en México”.

La mayor parte de las personas que abandonan el país lo hacen por falta de oportunidad, son preparadas e instruidas y van a hacer trabajos no calificados que los locales no quieren hacer.  El mayor peligro y la presencia de efectos negativos de la pandemia en los Estados Unidos, ha contribuido a reducir el número "temido" de migrantes en la frontera y se ha verificado una situación contraria. “El regreso de los viajeros”, y “Al sur del río Bravo en tiempos Covid-19 & Un mundo al revés”, han sido algunos de los textos publicados en nuestra revista y describen mejor la situación, junto a otros artículos de la autora cuyas conexiones esta abajo en las fuentes.

Los mexicanos que residen en suelo estadounidense al norte del muro son más de la mitad de la población estadounidense de origen étnico hispano, que cuenta con más de 60 millones de personas. Es decir, más de 30 millones de ciudadanos de ascendencia mexicana, contribuyen significativamente al crecimiento y bienestar de los Estados Unidos y con sus remesas al PIB mexicano, después de las exportaciones de productos mineros, artesanías, productos electrónicos, la industria automotriz y agroalimentaria.

Con motivo de la visita a los Estados Unidos, Amlo había anunciado que en la agenda preparatoria no había reuniones con expatriados, ni con líderes políticos norteamericanos que no fueran Trump y Justin Trudeau, el otro firmante del "nuevo" tratado de cooperación. Y efectivamente no se reunió con sus compatriotas expatriados y esto también contribuye a una relación fluida.

Hasta ahora, los millones de descendientes y mexicanos nacionalizados no han ejercido influencia política que despierte las preocupaciones de los administradores de los Estados Unidos. Sin embargo, hay varias organizaciones de migrantes y Congressional Hispanic Caucus, es decir el Caucus Hispano del Congreso, es el cuerpo que reúne a 38 parlamentarios demócratas de ascendencia hispana y portuguesa más prominentes durante el período de la visita de Amlo.

 La armoniosa asimilación de los hispanos se debe a la urgente necesidad de encontrar trabajo, recursos y dinero para enviar a su país de origen para ayudar a las familias. Sin embargo, la población de México, que como el país "latino" y el mayor hispanohablante en América del Norte, durante la campaña política y los primeros tiempos del gobierno de Trump, había sido identificada como una prioridad política para ser contrarrestada. Trump dio una vuelta de 180 grados con el paso del tiempo.

En Washington saben que los ciudadanos mexicanos y estadounidenses después de años de trabajo regresan a su país o migran para "disfrutar de la jubilación”, especialmente en la región de Baja California por el clima, para encontrar un sistema de salud, una nueva cara de la calidad de vida más relajada y un cambio económico-monetario que los favorece. México es la nación que alberga el mayor número de estadounidenses que viven fuera de los muros del estado norteamericano. Esto se debe a los acuerdos de libre comercio que han fomentado las relaciones desde 1994.

Los acuerdos de libre comercio tienen aspectos positivos y negativos. Los anuncios de López Obrador de querer visitar los Estados Unidos y China corresponden a la necesidad de hacer reconocer la capacidad de los trabajadores mexicanos, presentando a México como un lugar óptimo para invertir, además de promover la industria del turismo, mantener los lazos comerciales existentes, eliminar cualquier posibilidad de aranceles de exportación.

López Obrador usa con orgullo las camisas de la cultura mexicana en su viaje al extranjero. Con The Donald intercambiaron bates de béisbol con coloridos diseños típicos de la cultura nativa y con la  firma de Trump. El canciller Ebrard  comparte la foto y desde el proprio twitter escribió  “Intercambio de bates en la Casa Blanca, el béisbol es un espacio común”. De hecho, es necesario valorizar el aporte de los nativos americanos de varias naciones indígenas, visto que representan el 20%, de la población mexicana que alcanza los 130 millones de habitantes. Además, el 60% de la población está compuesta por mestizos, hijos de los invasores, principalmente españoles y una madre indígena. El 16% son de origen europeo.

La leve recesión de la economía mundial en 2019 golpeó a la economía mexicana de libre mercado. Algunos inversores estaban asustados por los descarados temores trasmitidos por los medios de comunicación que acompañan a un gobernante progresista, cuando gana las elecciones y expulsa democraticamente del gobierno a la "dictadura" de la derecha. La situación económica del país, a pesar de todo, está creciendo. La disparidad de ingresos es alta y por eso Amlo no cerró totalmente la economía para contener los efectos negativos de la pandemia, llamando alla responsabilidad individual y fortaleciendo el sistema de salud pública. El fuerte crecimiento que acompaña a la actividad socioeconómico y de la geopolítica de México, le permite entrar de derecho a participar en numerosos foros internacionales como el G20.

López Obrador no aceptó invitaciones externas para participar en las reuniones del G-20 del 2019 u otras negociaciones internacionales fuera de su país, pero participó activamente en la reunión virtual de 2020, donde en pleno desarrollo de la pandemia, propuso una acción política más humana, menos egoísta y más global. Amlo ha propuesto una estrategia que no obliga al cierre de las fronteras imponiendo aranceles unilaterales, que las potencias no utilicen los recursos energéticos para dañar a las personas o favorezcan los monopolios y las especulaciones financieras, que se trabaje para evitar la carrera por acumular egoisticamente los recursos necesarios para contener el Covid-19 y fomentar el intercambio de conocimientos a favor de la salud de los pueblos.

México tiene acuerdos comerciales con más de 40 naciones. El más significativo fue el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), modificado deliberadamente por Trump y entregado en el United States-Mexico-Canada Agreement, USMCA. La entrada en vigor, el 1 de julio de 2020, del 'nuevo' tratado comercial de los tres países de América del Norte, Usmca para los estadounidenses,   “Accord Canada –  États-Unis - Mexique (ACEUM) para los canadienses y "Acuerdo Canadá - Estados Unidos - México”, T-MEC, como lo conocen los mexicanos, es una buena oportunidad económica para el primer país en el sur del río Bravo, y es el verdadero motivo de la visita de Amlo a los Estados Unidos.

El acuerdo T-Mec tiene un aspecto interesante para la política mexicana bajo el liderazgo de Amlo y es dar dignidad y mejores salarios a los trabajadores en México, visto que acordaron aplicar un salario mínimo de $ 16 USD por hora, especialmente en los sectores metalúrgicos, que producirá más automóviles para consumo regional, para reducir las importaciones. Para proteger a los trabajadores contra la discriminación en el trabajo, se prestará especial atención a los derechos laborales de las personas LGBTQ, las trabajadoras embarazadas y las mujeres en general. Además, el T-Mec tiene disposiciones sobre las principales exportaciones mexicanas, para suplir las necesidades de los consumidores de los países del norte: productos agroindustriales, artesanales y semiacabados, comercio digital y productos de metalmecánica.

El trabajo de los intelectuales, comerciantes, industriales y obreros mexicanos enfrenta el mayor desafío en el T-mec, ya que habrá que activar el ingenio mexicano, para hacer frente a las nuevas posibilidades dado que no será necesario reubicar las actividades transfronterizas. Con su viaje, el presidente mexicano ha fortalecido la competitividad y la integración de los pueblos y las cadenas de producción de América del Norte.

Se puede decir mucho si tiene a la cima del poder un líder cuya visión del mundo tiene un punto de partida en su país. López Obrador había acuñado el eslogan "La mejor política exterior es la política interna". De esta manera, los movimientos de Amlo no responden a objetivos geopolíticos particulares, y sin embargo, la influencia de las decisiones que está hacendó que lleguen a toda el área al sur del Río Grande, y transciendan la frontera del continente.

La relación conflictiva inicial ha cambiado. Durante la campaña de 2019, López Obrador había prometido defender la dignidad nacional de los ataques. Además de responder amablemente a las palabras con que Trump trató a los mexicanos: violadores y criminales entre los epítetos más utilizados antes de la era Amlo, el presidente mexicano comparó esos juicios con las palabras utilizadas por los nazis contra los judíos. Por otro lado, para aquellos que recuerdan algunas expresiones verbales ásperas que Trump se ha dirigido a los mexicanos a lo largo del tiempo, López Obrador recuerda que las relaciones entre la Ciudad de México y Washington siempre se han basado en la colaboración, que la Casa Blanca siempre respetó las reglas soberanas del país latino, muestra solidaridad y ayuda con subvenciones, especialmente  durante la emergencia de salud.