Rivista aperiodica teorica del Socialismo
Organo politico di Convergenza Socialista

Revolución y Socialismo ¿Dónde está el futuro?

por Luis Darío Martos González

¿Qué es el Socialismo? Es una guía para la acción. Muchos hablan del Socialismo y del Comunismo y se ve todavía como un fantasma que recorre al mundo y estremece en algunas naciones tanto como mencionar la muerte; muchos religiosos lo ven como a Satanás y convierten a sus feligreses en enemigos de algo que ni siquiera conocen en la práctica y les lleva a ser fundamentalistas de esa batalla contra el mal del comunismo.

El Marxismo, que es una ciencia, la más completa desarrollada por el hombre y fundamento de las teorías socialistas tiene su basamento en el materialismo dialéctico y en el materialismo histórico. Hasta los ideólogos del capitalismo tienen en su almohada al Capital, la obra cumbre de Karl Marx y Federico Engels. Mientras los jerarcas de la ideología capitalista de todos los tiempos, incluidos los de la actualidad beben en los estudios de los clásicos del marxismo, ponen al mundo a combatirlo, atizan el odio contra las ideas socialistas y tratan de crear, y han creado en todos los tiempos, una barrera infranqueable que impida a los pueblos identificarse con semejantes proyecciones. Años atrás, desde hace más de 170 años, el verdadero fantasma que recorre al mundo es el fantasma del anticomunismo y del antisocialismo. El mundo contemporáneo está lleno de valores y antivalores. El Socialismo tiene la más cabal gama de valores para el mejoramiento del ser humano, donde este no es enemigo del hombre y donde se puede ver al ser humano como hermano de otro semejante y donde la vida no es el fin de una vida sin esperanzas y sí la etapa de similares oportunidades para la plena realización de una etapa de fructificación para el ser y la conciencia, para lo material y lo ideal.

El Socialismo aún por construir en todo su esplendor y capacidad creadora para la construcción de la sociedad Comunista, es un recién nacido, le falta mucho por vivir y batallas para realizar el sueño de prosperidad y mejoramiento del ser humano, donde este constituya el centro de la vida en armonía con el resto de las especies vivas, con el entorno que se comparte y del que no se puede ir hacia otro lugar por muy avanzados que parezcan los estudios del Cosmos. El Socialismo solo se podrá construir en el proceso de formación del Hombre Nuevo, ese en el que pensó y sonó el Comandante Ernesto Che Guevara y en el que en Cuba se han cifrado todas las esperanzas. El Hombre Nuevo es un proceso de formación político e ideológico en las naciones en las que se trabaja por la construcción del Socialismo. La construcción del Socialismo en las naciones donde las ideas socialistas acceden al poder tienen que arrasar con las formas capitalistas de explotación y dedicarse al desarrollo económico junto a la atención social de sus conciudadanos, saber unir al pueblo y educarlo políticamente y sumarlo a la defensa de las conquistas, las que tendrán que defenderse de los zarpazos de la oligarquía nacional detentadora de los medios de producción y de los principales medios de dominación cultural de la sociedad; tendrán que defenderse del monopolio financiero internacional y de las potencias capitalistas que se unirán para conjurar el intento de construcción socialistas y frenar el apoyo popular al socialismo con penurias, necesidades, escaseces, dificultades económicas y otros problemas económicos y sociales, junto a la lucha política, ideológica y la acción subversiva entre otras vías de enfrentamiento. Acabar con el modo de vida capitalista, con la propiedad privada prevaleciente en las sociedades capitalistas, destruir el modo de producción capitalista para construir el modo de producción socialista en todo su esplendor, constituye hoy un reto extraordinario a vencer en medio de la Globalización Neoliberal, que no es tan nueva y tan liberal y que es una forma de reacomodo de las históricas prácticas del capitalismo para auto perpetuarse como sistema.

Hace más de 170 años vio la luz El Manifiesto Comunista, 50 años después las ideas socialistas calaban en un cubano, quien junto a José Martí suscribió las Bases del Partido Revolucionario Cubano, fundado por el Héroe Nacional Cubano para alcanzar la independencia de Cuba y promover la de Puerto Rico, ambas islas colonias de España en América. Carlos Baliño, un tabaquero lector de tabaquería y propagandista, afiliado a las ideas socialistas fue el mismo hombre que junto a Julio Antonio Mella, y otros cubanos, fundaron el Primer Partido Comunista de Cuba, lo que une a dos generaciones de patriotas cubanos en el ideal independentista y socialista desde el advenimiento mismo de la independencia de la nación. Las ideas socialistas se sembraron con la semilla independentista y el sentimiento socialista y comunista como guías para la acción. Existe un enlace histórico, que es continuidad de ideales por la libertad, la independencia, el antimperialismo, el humanismo y los valores de solidaridad, hermandad y fraternidad entre todos los hombres. El Socialismo en obra de hombres libres, solo así se pueden construir sus bases, exponerlas, defenderlas de los ataques de la burguesía y de sus acólitos que no han logrado emanciparse de la explotación y la esclavitud a que son sometidas las grandes masas populares. El Socialismo no es un dogma, constituye una guía para la acción fundada en la ciencia y deviene el marxismo como la ciencia de las ciencias por su método dialéctico materialista por el objeto de estudio de las leyes más generales de la naturaleza, la sociedad y el pensamiento todo de forma concatenada. Los clásicos del Socialismo Karl Marx, Federico Engels, Lenin y otros exponentes, como teóricos de la dictadura del proletariado; es decir, la clase obrera en el poder, abordaron los tópicos del tránsito del capitalismo al socialismo. Lenin fue el primero en llevar a la práctica el proceso de construcción del Socialismo real en condiciones histórico concretas diferentes a lo concebido por los fundadores del Marxismo. Lenin tiene el mérito histórico de haber llevado a la práctica la dictadura del proletariado en un inmenso país que aún vivía en el feudalismo creando la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas con la adhesión de todas las repúblicas que se encontraban bajo la tutela rusa en el momento del triunfo revolucionario.

El Socialismo en cuba

El Socialismo en Cuba es fruto y consecuencia de un largo proceso de luchas por la libertad y la independencia, llega uncido de las mejores ideas socialistas de las que conoció Carlos Baliño y del pensamiento de José Martí, que tan cercano le fue cuando se involucró en el proceso organizativo de la Guerra Necesaria para el inicio en Cuba de la contienda del 1895 por la Independencia de la isla del coloniaje español. Junto a Baliño, Mella y otros miembros de las Agrupaciones Comunistas de La Habana, fundan el Primer Partido Comunista de Cuba, el que surge en una época convulsa donde la tiranía de Gerardo Machado mantenía en jaque al movimiento obrero y estudiantil de la isla por su postura antimperialista. Luego de abortada la revolución del 30, como se denomina al proceso que culminó con el derrocamiento del tirano Gerardo Machado y los acontecimientos políticos posteriores, el asesinato de Julio Antonio Mella, la muerte de Rubén Martínez Villena y el golpe de Estado contra el gobierno donde Antonio Guiteras era Ministro de Gobernación, se reinicia un periodo de luchas políticas, de desgobiernos, de entreguismo, corrupción política y administrativa, donde La Habana se convierte paulatinamente en la capital desarrollada de un país profundamente subdesarrollado, con grandes desigualdades sociales, donde el pueblo carecía de las más esenciales necesidades y la oligarquía nacional disfrutaba de los beneficios que le proporcionaba el entreguismo al capital norteamericano. La droga, el juego, la corrupción política y administrativa, el robo al erario público, el analfabetismo, la insalubridad, el desempleo, el monocultivo de la caña de azúcar como principal rubro económico, el tiempo muerto y la pobre industrialización del país junto al latifundio donde compañías norteamericanas poseían las mejores tierras de cultivo, entre otras, eran las características de la república neocolonial al servicio de los Estados Unidos.

En Cuba hablar de Comunismo era como hablar de lo peor de la tierra, era mencionar el horror y, del mismo modo que en Estados Unidos la cacería de brujas contra los progresistas y comunistas, vistos como agentes de la Unión Soviética, se extendía por ese país, en la isla también se arremetía contra los comunistas y hasta el nombre del Partido debió transformarse para eludir la persecución a sus miembros, quienes tuvieron que actuar en numerosos momentos desde la clandestinidad. La Constitución de 1940, una carta magna adelantada a su tiempo, se convirtió en letra muerta luego de su aprobación, después con la asonada del Golpe de Estado del 10 de marzo, perpetrado por el dictador Fulgencio Batista, la Generación del Centenario, organizada por el joven dirigente Fidel Castro Ruz y otros jóvenes, para no dejar morir las ideas de Martí en el Centenario de su natalicio, asaltó la segunda fortaleza militar de la isla, el Cuartel Moncada, en Santiago de Cuba. A partir de ese momento, que fue un pequeño motor de arranque del último proceso de liberación nacional, la historia de Cuba, desde la prisión donde guardaban encarcelamiento los asaltantes que quedaron con vida y no fueron asesinados en el Moncada, estudiaban el marxismo y se afiliaban a las ideas socialistas para una futura Cuba independiente de los Estados Unidos. Luego de triunfo revolucionario de los expedicionarios del Granma, de la lucha insurreccional de la Sierra y el llano, la Revolución triunfante el Primero de Enero de 1959, con su camino independiente obstaculizado por los Estados Unidos, reivindicó a la nación los derechos que correspondían a todo el pueblo. La Leyes de Reforma Agraria, de Reforma Urbana, las Campañas de Alfabetización, las nacionalizaciones y el resto de las medidas y leyes a favor del pueblo, provocaron desde el inicio revolucionario el accionar de las acciones contrarrevolucionarias organizadas, financiadas y dirigidas por las agencias de inteligencia norteamericanas y los esbirros que huyeron de Cuba con sus manos ensangrentadas y que fueron recibidas con aplausos por los vecinos del Norte. Con los bombardeos del 15 de abril de 1961, preludio de la Invasión de Playa Girón, sobre tres aeródromos cubanos y el sepelio de las víctimas del artero ataque, cuando se declaró oficialmente el carácter socialista de la Revolución Cubana, los cubanos que cayeron en esos días, y todos los caídos desde entonces, han entregado sus vidas por el Socialismo. Así llegó el Socialismo a Cuba, en un largo proceso de luchas por la libertad, la independencia, la soberanía nacional y autodeterminación frente al intento del Imperialismo norteamericano por apoderarse de Cuba.

La construcción del Socialismo en Cuba ha transitado por un largo camino, no exentos de idealismos, de errores, tendencias negativas tanto de carácter endógeno como de los copiados o instigados al calor de la lucha ideológica y del diferendo entre Cuba y los Estados Unidos. Las ideas socialistas se han impuesto en Cuba por la voluntad mayoritaria de los cubanos, que vieron en las conquistas de beneficio popular propiciadas por el Estado revolucionario el camino para el bienestar. En Socialismo cubano no llegó importado, con la Revolución y la intensa lucha de clases, el debate político e ideológico desde la Organizaciones Revolucionarias Integradas (ORI), EL Partido Unido de la Revolución Socialista Cubana (PURSC) y hasta la constitución del Coité Central del actual Partido Comunista de Cuba (PCC) el 4 de octubre de 1965, todo ese tránsito ha sido un periodo de luchas de carácter político ideológico que llevó al Primer Congreso del PCC en 1975 y los sucesivos Congresos hasta el Octavo que debe realizarse en condiciones de pandemia en los días comprendidos del 16 al 19 de abril próximo, en el marco del 60 Aniversario del triunfo sobre la invasión mercenaria de Playa Girón, primera derrota militar del Imperialismo yanqui en América Latina. Cada Congreso del Partido Comunista de Cuba ha planteado los cambios necesarios en el panorama nacional cubano en el ámbito de lo político, económico y social y su trascendencia internacional. Los comunistas cubanos y el Socialismo que podemos construir, siempre ha mostrado como premisa el internacionalismo proletario y enaltecido las ideas del Marxismo Leninismo con profundas raíces martianas. El Socialismo cubano no llegó importado, es fruto de las luchas por la libertad y la independencia, con el pensamiento unitario de Fidel, como líder indiscutible del pueblo y los comunistas cubanos, forjados en la lucha contra el imperialismo norteamericano, contra el capitalismo y las leyes ciegas del mercado y contra la explotación del hombre por el hombre. El Socialismo cubano tiene al ser humano como centro de su actividad y su proyección trasciende lo político, económico y social y abarca todas las esferas del Estado y la Sociedad. El Partido Comunista Cubano, y el Socialismo que podemos construir en las condiciones concretas del marco histórico contemporáneo, es garantía y continuidad del largo proceso de luchas y tradiciones combativas del pueblo de Cuba, constituye el alma viviente de la Revolución, es el alma, la conciencia y la inteligencia colectiva para el presente y el futuro de la Patria libre e independiente.

Revolución y Socialismo es donde único está asegurado el futuro de la nación cubana y solo con la Revolución y el Socialismo se pueden materializar los sueños y aspiraciones de la nación para enfrentar los retos y desafíos que el futuro depara a la humanidad. Con Revolución y Socialismo está asegurado que el mundo rebase la crisis planetaria que pone al borde del abismo al planeta ante los retos del Cambio Climático y de sostenibilidad de la especie humana y su auto perpetuación.

La Revolución bolchevique liderada por Vladimir Ilich Lenin, como conductor del Primer Estado Socialista de Obreros y Campesinos, abrió el camino socialista y comunista de la humanidad. Del feudalismo se llegó al Socialismo y las esperanzas y sueños de millones de seres humanos se hicieron realidad. Los bloqueos, las agresiones y las campañas contra la naciente Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas no cesaron desde el triunfo mismo de los bolcheviques, quienes luego de la desaparición física de Lenin, tuvieron que trabajar por el desarrollo de las condiciones de vida de la población del extenso país. Con la agresión fascista a la Unión Soviética por las fuerzas alemanas y tras la cruenta guerra desatada contra el pueblo ruso y del este europeo, el Ejército Rojo junto al sacrificio de millones de soviéticos, logró vencer a la Alemania Hitleriana y contribuir a la liberación de las naciones del oriente de Europa en la Segunda Guerra Mundial; reconstruir la inmensa nación, en condiciones de agresión desde Occidente fue una de las grandes proezas del pueblo soviético y de las naciones que construyeron el camino socialista en Europa. Los errores de los líderes comunistas, la guerra económica y política, las campañas de prensa y la subversión interna protagonizada por Occidente dieron al traste con las ideas socialistas, las que contaron con el apoyo de algunos líberes que contribuyeron al colapso de un sistema; pero, ¿con la caída del Socialismo en la Unión Soviética y las naciones del este europeo, son más libres y prósperas esas naciones cono su actual sistema capitalista? Luego de 30 años de la caída del Muro de Berlín y a casi 30 años de la desaparición de la Unión Soviética las causas y condiciones del desastre se mantienen unas y se agudizaron otras. Los conflictos interétnicos no han cesado, el atraso económico y tecnológico, la desigualdad social, la crisis en los sistemas educaciones, de salud, la asistencia social, el desempleo, entre otros problemas económicos y sociales, no paran. El capitalismo que sustituyó al Socialismo no ha resuelto los males de esas sociedades; por el contrario, se fragmentaron naciones, las repúblicas se convirtieron en nuevas naciones y cada una se hizo más endeble para ser engullida por Occidente. Los conflictos no cesan y el interés por engullirse los recursos de esas naciones por parte de los Estados Unidos y la Unión Europea no ha concluido. Las guerras desatadas contra la Yugoslavia del Mariscal Tito, unida en un Socialismo diferente del soviético, más cercano a China y a los países del Movimiento No Alineado, concluyeron por segregar al país y convertir en enemigos a los que un día fueron hermanos.

El Socialismo en la República Popular China, en la República Socialista de Vietnam y en la República Popular y Democrática de Corea, por caminos diferentes, como en el caso de Cuba, ha demostrado la valía de las ideas y rumbo socialista y comunista, con bases sólidamente sustentadas en el Marxismo y las corrientes de sus líderes históricos y apegada a la idiosincrasia, historia de lucha y tradiciones de cada una de esas naciones.

El Socialismo requiere de una Revolución Social, sin Revolución verdadera, que renueve las bases todas de la Sociedad y del Estado no hay Socialismo posible. El Socialismo y la dictadura del proletariado para allanar el camino del fin de la dictadura del capital, requiere que el pueblo en el poder, obreros y campesinos, sean capaces de defenderse por sí y para ello tienen  que acabar con el régimen de explotación del hombre por el hombre y sus bases políticas, económicas, jurídicas, acabar con las instituciones que amparan el régimen de explotación y sentar las bases todas, de una nueva sociedad que se construye con mucho esfuerzo, dedicación y trabajo creador con un hombre nuevo capaz de abrazar las ideas socialistas y llevarla a la práctica conscientemente como un hombre libre.

El hombre nuevo tiene que ser libre, porque hombres libres son los únicos que pueden construir el Socialismo, y para ello se requiere la Revolución, porque solo la Revolución y el Socialismo son la garantía del futuro de la humanidad sin explotados ni explotadores, donde la educación política se convierta en culto permanente a los mejores valores del ser humano.

Cuba, plaza asediada por seis décadas, con grandes necesidades materiales para la consecución de su proyecto liberador, sometida a la guerra económica que representa el Bloqueo Económico, Comercial y Financiero, vilipendiada por la prensa internacional y por Occidente, vive y va al futuro y demuestra que hay un hombre nuevo formado en defensa del Socialismo. Los amigos de Asia, China, Vietnam y Corea dan saltos espectaculares y demuestran la pujanza del Socialismo y en otras naciones no mueren los sueños del mundo mejor para todos.

No miremos en el piso las hojas caídas de los árboles en el otoño gris; miremos como vuelven las yemas a resurgir en cada primavera. La Revolución y el Socialismo tienen muchas primaveras por venir, como Cuba y los cubanos tienen muchos sueños por hacer realidad con su Socialismo de Patria o Muerte.

El Socialismo y el hombre en Cuba

Viet-Nam

URSS

China

Korea

Yugoslavia

Europa del Este

Ultima modifica ilSabato, 27 Febbraio 2021 09:51
Devi effettuare il login per inviare commenti