Rivista aperiodica teorica del Socialismo
Organo politico di Convergenza Socialista

Por la continuidad histórica de la revolución cubana

Por Luis Darío Martos González

Aquí se expone la visión de un cubano, promotor de un proyecto comunitario, sobre los momentos en que se han celebrado en Cuba los Congresos del Partido Comunista de Cuba, la organización que ha devenido en fuerza superior dirigente del Estado y la Sociedad por mandato constitucional, lo que ha sido refrendado por el voto inmensamente mayoritario de la población cubana en los diferentes Referendos de aprobación constitucional, los que han tenido un previo proceso de consulta popular a todos los niveles territoriales, en centros de trabajo, en el seno de las organizaciones comunitarias y en el seno de las organizaciones de masas y sociales, así como en los organismos del Partido y la Juventud, incluidas las instituciones militares.

Hasta los niños y adolescentes cubanos han estado inmersos en estos procesos en diferentes formas, incluyendo la participación activa con el cuidado de urnas en los Colegios Electorales.

En los próximos días, comprendidos entre el 16 y 19 de abril, ambos inclusive, se celebrará en Cuba el Octavo Congreso de los Comunistas cubanos, se realizará en el marco de la pandemia de la COVID-19, la que mantiene en vigilia a toda la nación, muy especialmente a los dirigentes Partidistas y de Gobierno a todos los niveles, constituyendo además una latente preocupación en toda la población cubana; se desarrollará inmersa la nación en pleno proceso de enfrentamiento a la crisis económica desatada como consecuencia del flagelo que recorre al mundo y que requiere cuantiosos recursos financieros y económicos para mitigar el impacto del letal virus, y lo hace en el momento en que los efectos del recrudecimiento del criminal y genocida Bloqueo Económico, Comercial y Financiero de los Estados Unidos contra Cuba, promovido por la Administración Trump y sostenido hasta el momento con la nueva que preside Joe Biden, muestran en toda su intensidad los daños de tan miserable, inhumano y genocida sitio económico, verdadera Guerra Económica, modalidad del Imperialismo yanqui para doblegar la voluntad de toda una nación.

El Octavo Congreso del Partido, en ambiente excepcional, lidiará con estas condiciones señaladas, así como con el marco del Ordenamiento y la Unificación monetaria y cambiaria, el aumento de salarios y precios a todos los niveles, el enfrentamiento a las ilegalidades, así como al auge de los grupúsculos de elementos contrarrevolucionarios al servicio de los Estados Unidos y sus acólitos, junto a la mafia miamense por tantos años derrotada en todos sus intentos por la Revolución Cubana con su pueblo en el poder. Las carencias materiales agudizadas, que afectan la alimentación, con servicios comerciales en detrimento, la falta de medicamentos e insumos, falta de combustibles y lubricantes, entre otros muchos problemas acuciantes para el pueblo, secuela de la pandemia y el bloqueo, junto a fallas internas que se agudizan también como secuela de estas, contrastan con la batalla de los servicios médicos, junto a otras instituciones del Estado cubano y de sus organizaciones políticas y de masas, para enfrentar la pandemia y sus secuelas, a las que desde un inicio se sumaron las instituciones científicas cubanas en la búsqueda de las mejores respuestas para el logro de protocolos de tratamiento, medicamentos de producción nacional, reactivos, insumos y equipos médicos, así como en la búsqueda de Proyectos vacunales ya en diferentes fases de ensayo clínicos e intervenciones, como son los casos de Soberana 01, Soberana 02, Abdala, Mambisa y Soberana Plus. Nada detiene el trabajo preparatorio del Congreso del Partido porque es el Partido del pueblo, expresión de la unidad y fortaleza de una Revolución que ha posibilitado que la dictadura del proletariado; es decir, la clase obrera en el poder, acompañada de los campesinos y de todo el pueblo, haya calado profunda en toda la nación y las amplias masas de ciudadanos del país sostengan el proyecto de liberación nacional. El Congreso se realizará en los próximos días por ser la garantía de la continuidad histórica de la Revolución y ser el alma viva de la nación, la conciencia y la inteligencia que guía hacia el futuro, capaz de ver más allá del horizonte. Ante el patíbulo al que quieren los enemigos llevar a la Revolución, siempre habrá un machete mambí que cortará la soga del ahorcamiento y aniquilará al verdugo, demostrando, como en Baraguá, que aquí no se rinde nadie.

El Congreso abordará temas importantes de la actualidad política, económica y social de Cuba y del mundo y, como en todas las ocasiones anteriores, sus sesiones estarán matizadas por la coyuntura internacional, de mucha agresividad imperial contra Cuba al unísono de la solidaridad de los pueblos del mundo a favor de la isla y la acción que esta ha desplegado en la arena internacional a favor de las causas justas.

Cuando en 1975 se realizó el Primer Congreso luego de los primeros 16 años del triunfo revolucionario, periodo caracterizado por la beligerancia interna y externa de los enemigos de la Revolución, las campañas difamatorias de los medios de prensa occidentales, el cerco diplomático, los sabotajes y acciones subversivas, la infiltración del alzados en el Escambray, Matanzas y el resto de las provincias existentes de la etapa colonial, el sabotaje al vapor La Coubre,  la invasión de Girón, la Crisis de Octubre, los ametrallamientos costeros por lanchas piratas, el secuestro de aeronaves y buques pesqueros, el ametrallamiento de buques mercantes, la quema de cañaverales, el sabotaje a las instalaciones industriales y otros actos de terrorismo. También este periodo previo al Primer Congreso se caracterizó por los éxitos de la Revolución cubana con sus leyes a favor del pueblo y de reivindicación sobre los recursos naturales, la victoria popular contra las bandas de alzados, la victoria sobre los mercenarios de Playa Girón -primera derrota de los Estados Unidos en América-, las Leyes de Reforma Agraria que acabó con el latifundio en Cuba, la Ley de Reforma Urbana, la supresión de la discriminación racial y social y el derecho de los cubanos a la dignidad plena del hombre, así como la constitución, primero de las Organizaciones Revolucionarias Integradas (ORI) primer intento organizativo del Movimiento 26 de Julio, el Partido Socialista Popular y el Directorio Revolucionario, como las tres fuerzas garantes del triunfo revolucionario del Primero de Enero del 89; después sobrevino el Partido Unido de la Revolución Socialista de Cuba (PURSC) hasta la construcción del Partido que concluyó con  la constitución de su Comité Central el 3 de octubre de 1965, marco en el que se dio lectura a la carta de despedida del Comandante Ernesto Che Guevara dirigida al Comandante en Jefe, Fidel Castro Ruz y quien fue elegido como Primer Secretario del Partido. Tras algo más de 10 años de constituido el primer Comité Central en que estaban representadas todas los méritos, proezas y hazañas que dieron lugar al triunfo revolucionario ya en el poder, se realiza el Primer Congreso, el que tiene como escenario la marcada rivalidad imperialista contra Cuba de la administración republicana de Gerald Ford, devenido Presidente de los Estados Unidos luego del escándalo de Watergate y durante el medio término de las elecciones al Congreso de esa rica nación y que avizoraba un triunfo electoral en las presidenciales. El congreso de los comunistas cubanos trazó las líneas generales de la institucionalidad de la Revolución que posibilitó el proceso de análisis y discusión popular de la Constitución de la República de Cuba, primera constitución socialista del Hemisferio Occidental, la que posibilitó la instauración de los Órganos del Poder Popular a todos los niveles luego de la aplicación de la nueva División Político Administrativa que puso fin a la vieja y colonial división del territorio nacional en 6 provincias. Las proyecciones económicas y sociales del país se aprobaron en el I Congreso, el que aprobó numerosas Tesis y Resoluciones a aplicar durante el quinquenio con un nuevo Buró Político y Comité Central.

El II Congreso del Partido se celebró luego de los famosos acontecimientos del famoso flujo migratorio del puerto de Mariel, cuando la administración del demócrata James Carter, tras haber dado pasos muy positivos en las relaciones con Cuba, y con el ánimo de ganar el voto electoral del Estado de Florida, coqueteó con la mafia miamense, lo que provocó un éxodo de más de 129 mil cubanos en un puente migratorio lleno de inseguridad. El II Congreso se realizaba previo a la asunción de Ronald Reagan, quien manifestaba gran beligerancia contra Cuba y contra el Socialismo, evidenciado en el llamado Programa de Santa Fe, la Convención Republicana que le nominó como candidato a la Presidencia de la nación. El Segundo Congreso definió las líneas de acción para la defensa de la Revolución, evaluó los acuerdos, Tesis y Resoluciones del Primer Congreso y definió las proyecciones para el quinquenio 1981-1985.

El III Congreso del Partido Comunista de Cuba se desarrolla en febrero de 1986, con una sesión diferida para la aprobación del Programa del Partido que se realiza en diciembre del propio año y donde se aprueba El Programa del Partido. El Congreso evaluó importantes temas de la política, la economía y la sociedad, realizándose un análisis de la crítica situación internacional, la política exterior del país, así como la implementación de la política de rectificación de errores y tendencias negativas para el perfeccionamiento del Socialismo. El periodo estuvo matizado por la agresividad de la administración Reagan y el fortalecimiento de la capacidad defensiva de Cuba con la creación de las Milicias de Tropas Territoriales. El futuro de la nación  y la lucha incesante por el desarrollo se manifiestan en unas palabras del líder revolucionario cubano, Comandante en Jefe, Fidel Castro Ruz, en el acto de clausura del Congreso, que tuvo como escenario la histórica Plaza de la Revolución, en La Habana, cuando sentenció:  “Pero ya no se trata de un puñado de hombres en un pequeño yate, más repleto de ideas que de armas, sino de una nave inmensa y sólida que ninguna ola, ningún viento, ninguna tempestad será capaz de hacer naufragar, cargada esta vez de muchos sueños hechos realidades y de muchas realidades que son sueños todavía por hacer, donde un pueblo entero navega hacia el futuro y de nuevo desembarca sabiendo que si delante hay montañas de dificultades y obstáculos, si un pérfido enemigo acecha, como premio a su tesón, su confianza en sí mismo y sus esfuerzos, muchos primero de enero le esperan. Hagámonos el propósito de redoblar nuestros esfuerzos, y jurémonos ante nosotros mismos que si un día nuestro trabajo nos pareciera bueno, debemos luchar por hacerlo mejor; y si fuera mejor, debemos luchar por hacerlo perfecto, conociendo de antemano que para un comunista nada será nunca suficientemente bueno, y ninguna obra humana será jamás suficientemente perfecta”. La sesión diferida del Tercer Congreso estuvo acompañada del Ejercicio Estratégico Bastión 86, donde se integraron todas las fuerzas defensivas de país hasta el nivel de Zonas de Defensa y Brigadas de Producción y Defensa a nivel de cuadras y circunscripciones, como respuesta a las constantes maniobras militares en el Caribe y alrededor de Cuba. Los Consejos de Zonas de Defensa, junto a las tropas regulares y de reserva, las Milicias de Tropas Territoriales y las fuerzas del Orden y la Seguridad Interna convertirían a cada palmo de tierra del territorio nacional en un verdadero avispero para cualquier ejército interventor que osara agredir a la nación

El IV Congreso del Partido se celebra en Santiago de Cuba en 1991 en el contexto de la belicista administración George Bush. Durante la administración Reagan hubo dos Congresos, la de Bush tan solo uno, precedido del Ejercicio Estratégico Escudo Cubano frente a una de las mayores maniobras belicistas de los Estados Unidos, algunos socios de la OTAN y de países latinoamericanos. El IV Congreso estuvo precedido de la Convocatoria que en sus inicios señaló: “El Partido Comunista de Cuba se dirige hoy a sus militantes, a la clase obrera, a los campesinos, a todos los trabajadores manuales e intelectuales, a los hombres y mujeres de los diferentes sectores sociales, a las distintas organizaciones e instituciones, a nuestros jóvenes, a todos los patriotas y revolucionarios”. El Congreso convocado desde Santiago de Cuba, se realizó en esa histórica Ciudad, cuna de la Revolución y la fecha escogida de la convocatoria, 15 de marzo, evocaba la Protesta de Baraguá t evidenciaba el carácter combativo del evento ante una administración eufórica luego del desmerengamiento de los países socialistas de Europa del Este y el evidente colapso de la Unión Soviética.

Basta señalar las palabras de Fidel para definir el significado de este IV Congreso: "Hoy luchamos no solo por nosotros mismos, no solo luchamos por nuestras ideas, sino que luchamos por las ideas de todos los pueblos explotados, subyugados, saqueados, hambrientos de este mundo, luego, nuestra responsabilidad es mucho mayor", encontramos la esencia que prevaleció en este Congreso". Los comunistas cubanos, cuando todos arriaban banderas y traicionaban sus sueños, tomaron las banderas del Socialismo y la izaron más convencidos que nunca y dispuestos a vivir o morir junto a ellas. Cuba, cuando todos creían que en el 1989 caería como Castillo de Naipes, se levantaba con más vigor y pese al doble Bloqueo –el de la pérdida de sus fuentes importadora de materias primas, combustibles e insumos de todo tipo, así como la pérdida del mercado de exportación de sus productos y servicios, con la consiguiente contracción del Producto Interno Bruto en un 34 %- mantenía la defensa de sus conquistas y producía para la defensa a la vez de trabajar para la victoria con las nuevas medidas que se proyectaban en la nación.

El Congreso debatió importantes temas, y entre ellos aprobó el ingreso de los creyentes religiosos al Partido, el papel de la ciencia en el desarrollo como rama puntera de la economía, entre otros temas cardinales como el enfrentamiento a las ilegalidades y las manifestaciones de corrupción.

El V Congreso, celebrado en 1997, luego de un amplio proceso de consulta popular de más de seis millones de personas mayores de 14 años, aprobó el documento titulado “El Partido de la unidad, la democracia y los derechos humanos que defendemos”; este Congreso constituyó el único durante la administración del Presidente Bill Clinton, la misma que dio luz verde a la infame Ley Helms-Burton y aplicó medidas extremas contra Cuba a pesar de haber dado solución al secuestro del niño Elián González. Los años previos al congreso evidenciaron una intensa lucha política e ideológica y de grandes movilizaciones del pueblo contra el injerencismo norteamericano y sus campañas contra la nación antillana

Más de 13 después del V Congreso se realiza el VI magno evento del Partido Comunista de Cuba entre el 16 y 19 de abril del 2011 y en el que se aprueban documentos muy importantes como son: la Resolución sobre el perfeccionamiento de los órganos del Poder Popular, el Sistema Electoral y la División Político Administrativa; la Resolución sobre el Informe Central; La Resolución sobre los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución así como la Resolución sobre la Convocatoria a la Primera Conferencia Nacional del Partido Comunista de Cuba. Este constituyó uno de los dos congresos realizados durante la administración del demócrata Barak Obama. Según reza en una de las páginas oficiales del Partido, …“entre sus objetivos fundamentales está la lucha por consolidar una nueva moral en la sociedad cubana, cimentada en la ideología de la Revolución, la solidaridad, la igualdad y la justicia social, la confianza mutua, la disciplina consciente, la modestia, la honradez, el espíritu crítico y autocrítico, la seguridad en el porvenir socialista; en consecuencia, combate resueltamente la explotación del hombre por el hombre, del individualismo, la supervivencia de prejuicios raciales y discriminatorios de cualquier índole, el escepticismo, la falta de fe en el socialismo, el derrotismo, el oportunismo, la simulación y la doble moral, la indisciplina, la corrupción y toda forma de conducta delictiva y antisocial”…“La autoridad del Partido se basa en la justeza de su línea política, en el ejemplo de sus militantes, en el vínculo con el pueblo, en su capacidad de escuchar, de persuadir y de incorporar a la mayoría a la lucha por los objetivos de la Revolución”.

“…La labor del Partido Comunista de Cuba en el terreno de la ideología se fundamenta en la teoría marxista-leninista, en la prédica martiana y en las tradiciones de lucha del pueblo, en su experiencia histórica y la de los demás pueblos y naciones. El Partido en este campo promueve y exalta el mérito y la virtud para que siempre prevalezcan en toda valoración individual o social de las instituciones”.

El VI Congreso del Partido Comunista de Cuba dio continuidad a las políticas trazadas para el fortalecimiento institucional, político, económico y social y posibilitó llegar al VII Congreso en condiciones positivas en el orden político, económico y social para los nuevos escenarios en las relaciones de Cuba y los Estados Unidos a partir de la apertura que abrieron los Presidentes Barak Obama y Raúl Castro Ruz a partir del 2014.

Entre el 16 y el 19 de abril, coincidiendo con las gloriosas fechas de proclamación del carácter Socialista de la Revolución Cubana y la Primera Derrota Imperialista en América, el Congreso constituyó la culminación de todo un proceso de consultas y discusiones que se inició desde la propia clausura del anterior cónclave. Desde ese instante el Partido, sus organizaciones de base y organismos, se pusieron en función de la instrumentación de los acuerdos. Ya en las sesiones se trabajó en cuatro Comisiones y en Sesión Plenaria para el análisis del Informe Central y la discusión y aprobación de las Resoluciones y el Informe Central. La Comisión No 1- a cargo de la discusión del Proyecto de Conceptualización del Modelo Económico y Social Cubano de Desarrollo Socialista; Comisión No 2- a cargo de la discusión del Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social hasta el 2030; Comisión No 3 a cargo de la discusión los resultados de la Implementación de los Lineamientos y su actualización para el período 2016-2021 y la Comisión No 4- a cargo de la discusión de la labor del Partido en el cumplimiento de los objetivos aprobados en la Primera Conferencia Nacional del Partido.

Los documentos más importantes aprobados fueron: La Resolución sobre el Informe Central al 7mo. Congreso del Partido Comunista de Cuba; la Resolución sobre el Proyecto de Conceptualización del Modelo Económico y Social Cubano de Desarrollo Socialista; la Resolución sobre el Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social hasta 2030: propuesta de visión de la nación, ejes y sectores estratégico; la Resolución sobre Resultados de la Implementación de los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución, aprobados en el VI Congreso y su actualización para el período 2016-2021 y la Resolución acerca del Cumplimiento de los Objetivos de Trabajo aprobados por la Primera Conferencia Nacional y las directrices del Primer Secretario. Proyecciones para su continuidad.

Ya Cuba y el Partido se preparan para el nuevo escenario de debates de importantes documentos que darán continuidad a la labor partidista durante los próximos años constituyendo el Congreso de la continuidad histórica de la Revolución con una nueva generación que dará vida y continuidad a las enseñanzas de Fidel, las que vibran con más fuerza y energías en la nueva constelación de jóvenes comunistas que asumen la conducción de un proceso histórico, el que les formó y forjó el carácter guerrero, heredero de las tradiciones de lucha de un pueblo que no ha dejado de luchar por la libertad, la independencia, la soberanía nacional y la autodeterminación  con un sentimiento solidario e internacionalista en lucha contra el Imperialismo u toda forma de explotación y dominación de los pueblos.

Hoy más que nunca, el Octavo Congreso del Partido constituirá un homenaje permanente a quienes en todas las épocas lucharon por la libertad y la independencia, un tributo permanente a Fidel, Martí, Mella, Camilo, al Che Guevara, a Antonio Maceo, Máximo Gómez, Céspedes y todos los hijos agradecidos de la Patria que abonaron con su sangre el suelo de la tierra que los vio nacer. El Congreso será un canto a la solidaridad internacional, a la paz y la amistad entre los pueblos, izadas las banderas del Socialismo con la fuerza de un pueblo entero que resistió las criminales medidas de recrudecimiento del Bloqueo Económico, Comercial y Financiero protagonizado por la supremacista, xenófoba y racista administración Trump y que enfrenta hoy las secuelas de la Covid-19, la crisis económica mundial generada por esta y la agresividad imperialista contra la isla de la libertad.

El futuro de la humanidad es el Socialismo.

Ultima modifica ilVenerdì, 09 Aprile 2021 13:06
Devi effettuare il login per inviare commenti