Rivista aperiodica teorica del Socialismo
Organo politico di Convergenza Socialista

Cuba va a la victoria

Por Luis Darío Martos González

Concluyó el 8vo. Congreso del Partido Comunista de Cuba y la nueva generación de líderes, unos forjados en el trabajo diario con Fidel, Raúl, Machado y con otros fundadores de la Revolución, asume la dirección del Partido y del Estado. Pasan a otras funciones los líderes históricos y toman el papel protagónico nuevas figuras, unas muy conocidas y otras sin tanto protagonismo público; pero, curtidos en la batalla diaria en municipios, provincias y centros importantes de la economía, las ciencias, la docencia, la salud, cultura y en otros sectores.

Si en el 1965 todas las proezas y hazañas estaban representadas en el Comité Central que se constituía, hoy en el 2021 en el nuevo Comité Central del Partido Comunista de Cuba están representados todos los cubanos que han sufrido del Bloqueo Económico, Comercial y Financiero y todos los sectores sociales que desarrollan la batalla por la Revolución, la vida y la economía nacional con protección a las conquistas fundamentales de la obra revolucionaria y del Socialismo. Es un Comité Central rejuvenecido, con diferentes visiones de la sociedad, pero todos convencidos de que la resistencia dará el triunfo y que el futuro de Cuba está solo en las manos de los cubanos, en su inteligencia, resistencia y su capacidad de obrar, como antaño lo hicieron los padres fundadores de la nacionalidad y de la Revolución, para vencer a quienes quieren engullirse la isla y someterla a sus designios.

Los nuevos líderes cubanos conocen de la triste historia de la Cuba neocolonial, mediatizada, con un apéndice constitucional que la sometía a los Estados Unidos y que impuso una Base Naval en condiciones de desigualdad para impedir a la nación caribeña la posibilidad de obrar y que las decisiones sobre el enclave quedara supeditada solo a los Estados Unidos. El pacto firmado entre Cuba y Estados Unidos en condiciones desventajosas para Cuba y en momentos en que la nación no podía casi reaccionar de otros modo sin las secuelas de una nueva intervención norteamericana en la isla, es un motivo obligado para los dirigentes cubanos en función de una eventual normalización de las relaciones entre ambas naciones, lo que supone un proceso largo de negociaciones para la normalización de relaciones construyendo un nuevo modelo de relaciones donde los dos vecinos puedan respetarse y actuar con la libertad que ambos tienen como naciones libres. Difícil proceso con la nueva Administración Biden, la que hasta el momento mantiene en pie las 242 medidas de recrudecimiento del Bloqueo Económico aplicadas por Trump sin dar señal alguna para su reversión, a pesar de sus promesas de campaña electoral. Los dirigentes de Cuba estrenados en la máxima dirección política, estatal y gubernamental afirman su voluntad negociadora al tanto de expresar total rechazo a la conducta imperialista, promocionando la resistencia del pueblo con la más monolítica unidad de las organizaciones de masas y sociales, junto con las ONGs radicadas en el país y que brindan apoyo a la obra de la Revolución.

El 8vo. Congreso señaló el rumbo hacia el futuro del país en los próximos años y sentó las bases del desarrollo político, económico y social de la nación para el quinquenio; sus derroteros han de constituir la guía para la acción del propio Partido y para las demás organizaciones políticas, sociales y de masas, así como para el Estado y el Gobierno a todos los niveles de dirección de la nación.

La actualización del Nuevo Modelo Económico del Partido y la Revolución junto a la Tarea Ordenamiento en las difíciles condiciones por la que atraviesa el país fueron de los temas medulares del Congreso junto con el tema de la política de cuadros y la batalla ideológica.

Las acciones desestabilizadoras que los grupúsculos contrarrevolucionarios aupados por los servicios de inteligencia del imperialismo, visibles solo en las redes sociales, porque en la realidad solo son virtuales, no lograron mover a un ciudadano a sus campañas, ni en los días del Congreso ni los posteriores. Los llamados desde las redes quedan en eso solo, en Cuba existe total normalidad, es cierto que las carencias agobian y tienen a muchos atormentados, que existe incertidumbre sobre variados temas de la economía nacional y sobre la economía doméstica, es lo común en época de crisis, que todo el mundo conoce que es una crisis planetaria, que en Cuba tiene características especiales por el acoso de los Estados Unidos.

La intervención sanitaria con Soberana 2 y Abdala en La Habana, Santiago de Cuba y otras provincias avanza y las personas acuden felices a los vacunatorios con la certidumbre del éxito total del candidato vacunal, el que en poco tiempo alcanzará la condición de vacuna con los estudios ya realizados. La situación de la Covid-19 ha elevado el número de muertos y la cantidad de contagios, ambos parámetros en aumento constante en cada uno de los meses del 2021. Las colas, la irresponsabilidad de algunos ciudadanos, medidas que no se cumplen por falta de rigor de algunas autoridades locales junto a la elevada transmisibilidad y agresividad de las cepas circulantes en el país, han elevado los casos, lo que exige mayor rigor en las medidas que se adoptan en varias de las provincias del interior del país. La Habana con sus 15 municipios es la provincia más complicada y también donde la intervención sanitaria alcanza mayores niveles de vacunación. La solidaridad del mundo con Cuba se pone de manifiesto en las campañas para la entrega a Cuba de jeringas para vacunar así como otros medios para los centros asistenciales.

Solo han pasado horas del aniversario 126 de la caída en combate de José Martí en Dos Rios, el infausto día 19 de mayo de 1895, recién iniciadas las acciones combativas de la Guerra Necesaria que organizara para lograr la independencia de Cuba y promover la de Puerto Rico, neo colonia por más de un siglo, luego de la ocupación de la pequeña ínsula tras los Acuerdos de Paris, firmados por Estados Unidos y la capitulada España y por medio del cual se traspasaron a la égida del vencedor los territorios ocupados por el invasor de los territorios coloniales de España, en la llamada Guerra Hispano-cubana-norteamericana, realmente primera guerra de rapiña imperialista al decir de Lenin. Desde entonces la política de las cañoneras se impuso y es hoy, con la diferencia de algo más de un siglo, la política intervencionista por medio de los marines y las flotas de Portaaviones, destructores, acorazados, buques porta misiles, submarinos y otros medios navales, inclusive equipados con armamento nuclear, todo con el solo fin de amedrentar a los gobiernos y pueblos del mundo imponiendo su hegemonía imperial y el desmedido saqueo de los recursos naturales en el Sur empobrecido. Martí, como Bolívar, supo ver el peligro que representaba para las naciones del subcontinente la cercanía de los Estados Unidos; magistralmente Bolívar lo señaló con proféticas palabras cuando sentenció que “los Estados Unidos parecen predestinados por la Providencia para plagas de miserias nuestra América”, mientras que Martí señaló en su carta a Manuel Mercado, el motivo de la independencia de Cuba, no solo para el logro de este propósito libertario, el que además tenía como fin frenar la apetencia imperial sobre el continente. Hoy como ayer, los intentos subversivos de los vecinos del Norte, tiene como fin apoderarse Cuba, sueño que nació con ese sentimiento en los Padres Fundadores de las Trece Colonias y que soñaron con la anexión de Cuba como condición para asegurar el éxito de la Unión y su posterior penetración en el Sur del Río Bravo. Para los que residimos al Sur del Río Bravo y hasta la Patagonia, la lucha por preservar la identidad nacional, las tradiciones y costumbres, diferentes al modo de vida Norteamericano, salvar la cultura es condición de libertad e independencia.

Hoy miramos como en Chile y Colombia, donde gobiernos neoliberales, fieles perros falderos de los Estados Unidos, sus pueblos se sublevan contra el paquetazo; Chile acaba de sacudirse con el triunfo de la Izquierda e Independientes en mayoría para la Comisión Constituyente redactora de la Nueva Constitución; los chilenos opusieron su resistencia en las urnas luego de 50 años de espera por las nuevas alamedas por donde pase el hombre libre. La derrota del pinochetismo, de la derecha y el cansancio de la población con los Partidos tradicionales, apostan a un futuro mejor en la nación austral, el que no estará exento de riesgos, pues la derecha y la oligarquía nacional, junto a las presiones yanquis, tratarán de conculcar y mediatizar el proceso que se iniciará en esa hermana nación. En Colombia el Paro Nacional mantiene en jaque al gobierno de Duque, un reaccionario que ve a las protestas civiles como un cuerpo armado al que hay que enfrentar a fuego y plomo, con palizas y gases lacrimógenos. El pueblo colombiano ya está cansado de medio siglo de insurgencia, bandas paramilitares, desgobiernos, narcotráfico. Igual que se traicionó a Bolívar, hoy Duque traiciona a la América toda y se burla de los Acuerdos de Paz y de los Diálogos; pero, más temprano que tarde, el pueblo colombiano dará la respuesta definitiva como demuestra hoy en las calles su rechazo a un gobierno que traiciona los sueños de paz de la nación.

La batalla por la producción de alimentos avanza en Cuba, se han adoptado numerosas medidas para el aseguramiento de productos del agro en los Mercados Agropecuarios y por el incremento de los rendimientos y los niveles productivos por parte de los agricultores de todas las formas productivas; tanto en las Empresas Agropecuarias, en las Unidades Básicas de Producción Cooperativa, en las Cooperativas de Producción Agropecuarias y de Créditos y Servicios, como con los productores individuales, se implementa el nuevo paquetes de medidas del Estado para el logro de mayores rendimientos con estímulo a los productores para el incremento de los rendimientos. Medidas en el orden fiscal de los tributos, en el cobro del servicio de agua, electricidad, así como con el precio de los insumos y los precios mayoristas y minoristas, entre otras medidas largamente demandadas en el sentimiento del campesino, han sido valoradas. La contracción en la producción agropecuaria, en momentos tan importantes para la agroalimentación del pueblo en tiempos de Covid-19, fue la respuesta de una parte de los agricultores a la implementación de las Medidas del Ordenamiento y que no tuvieron una buena acogida en el campesinado a pesar de ser bien vista por la mayoría de la población; no obstante, la estrecha alianza obrero campesina existente en Cuba, no puede ignorar los reclamos del sector y es por ello que las autoridades del gobierno cubano realizaron el ajuste necesario. Los agricultores hoy están en mejores condiciones para retomar el camino de la producción, con mayor rentabilidad, producción y productividad asumiendo la agroecología y la ciencia como instrumentos de trabajo que permitan  los rendimientos y el logro a ultranza de mayores volúmenes productivos puestos en los Mercados Agropecuarios y así garantizar la mesa de la familia cubana.

La Tarea Ordenamiento y sus reajustes necesarios implican la adopción del orden jurídico necesario para su implementación, lo que requiere que se dicten normas con diferente jerarquía que posibiliten la ejecución de lo normado. Del mismo modo la Asamblea Nacional del Poder Popular y su Consejo de Estado desarrollan su proceso legislativo conforme a lo normado en la Carta Magna, es por ello que se pone a consulta popular y por medio de las Comisiones de la Asamblea Nacional y todos sus Diputados los Proyecto de Ley de Los Tribunales, Ley de Proceso Penal, Ley de Proceso Administrativo, Ley de los Procesos; se trabaja en el Código de Las Familias y en un conjunto de normativas a tono con la Constitución vigente. El Estado de Derecho Socialista requiere de un ordenamiento jurídico adecuado a lo normado en la Constitución en cuanto a derechos y garantías constitucionales y precisa de la agilidad normativa que amparen los derechos, deberes y garantías a tono con lo más avanzado del derecho comparado y con los Acuerdos, Tratados y Protocolos internacionales de los que Cuba es parte.

La situación de cerco económico a la que es sometida Cuba implica la adopción de medidas multidisciplinarias para paliar la crisis económica y disminuir y mitigar el impacto que este ejerce sobre la población cuban a, sacudida por la pandemia, la escasez, las colas y las limitaciones lógicas impuestas por le Covid-19; el pueblo conoce las causas de los problemas reales, conoce de las trabas internas que lesionan el desarrollo e implementación de las medidas, pero se tiene convicción firme en la solución de los problemas coyunturales que más afectan. A la propaganda imperialista y las acciones desestabilizadoras desde los Estados Unidos, seguidas por los grupúsculos contrarrevolucionarios internos, visibles solo en las redes sociales y, ocasionalmente, con algún acto aislado que tiene más de propaganda que de hecho real, se opone la inteligencia y experiencia de 60 años de luchas y victorias y el entusiasmo y fe en la victoria

Cuba va la victoria, va al futuro y aboga por el Socialismo y el perfeccionamiento de la Empresa Estatal Socialista, la que fue, es y será la nave conductora al futuro.

Ultima modifica ilSabato, 22 Maggio 2021 07:05
Devi effettuare il login per inviare commenti