Logo
Stampa questa pagina

Cuba y los retos en junio del 2021

Cuba y los retos en junio del 2021

Por Luis Darío Martos González

El advenimiento del 2021 ha sido como todos los años desde 1959, un año marcado por el combate y la realización de los sueños que el enemigo del Norte trata de conjurar.

Los abyectos conciliábulos históricos dan pábulo a las peores intrigas, sumadas a las de los nuevos actores brasileño, colombiano y chileno, dueños de los más reaccionarios designios contra Cuba y de enfrentamientos a las causas justas de los pueblos que lidian contra el Neoliberalismo y la globalización del poder mediático y financiero internacional, opuestos al desarrollo sostenible y que solo ven en el capital y su enriquecimiento la brújula del destino de los pueblos; Bolsonaro, sume a su pueblo en lo más terrible de la pandemia en el subcontinente y se harta de estupideces neoliberales y anti ambientalistas en una nación que tanto pudiera aportar a mitigar los efectos del Cambio Climático; el gobierno de Iván Duque, en su odio contra su propio pueblo y contra todo lo que se aparte del apoyo al poder de los ricos, que tratan cada día de ser más ricos mientras sus pueblos viven sumidos en la miseria, alimenta con sus actos anticubanos, el expediente imperial para señalar a Isla como patrocinadora del Terrorismo y que no cooperara debidamente con las acciones de los Estados Unidos en ese campo, país este que ejerce, desde hace siglos, el terrorismo de Estado como acción válida para sus intereses hegemónicos; Sebastián Piñera. Pierde espacio ante la elección de independientes y de la izquierda en mayoría para la Asamblea Constituyente, es enemigo acérrimo de su pueblo y del Socialismo al tiempo de conspirar también contra la Cuba revolucionaria.  

En la nueva América Latina, con predominio de gobiernos neoliberales, sumisos a los Estados Unidos, donde la derecha tradicional y la nueva emergente, con discursos diferentes; pero, empleando los mismos raceros y con idénticos objetivos y fines de siempre, la lucha de los pueblos debe incrementarse, la que solo será posible con UNIDAD. Solo la UNIDAD de todas las fuerzas progresistas y revolucionarias de carácter y visión políticas, sindicales, sociales, ecologistas, profesionales, feministas y comunitarias es la clave del éxito. Los pobres somos MÁS, por eso debemos unirnos para luchar contra el Neoliberalismo salvaje que agobia a los pueblos y permite que el imperio saquee los recursos naturales y la inteligencia de nuestras tierras en función del sueño americano –sueño solo para la clase alta y media estadounidense y las grandes élites de poder-, ese que queda trunco para los inmigrantes de las naciones del Sur contra los que se levantan Muros y fronteras de horror. A la Década pasada de auge del movimiento progresista latinoamericano se debe volver por medio de la UNIDAD, solo ello garantiza el éxito. La derecha tradicional, antes dividida por intereses económicos y de índole diversa, se une para desplazar a la izquierda, la que cuando se divide solo le corona el fracaso electoral. Mientras la derecha mantenga su predominio económico y los aparatos estatales y los medios masivos en función de su hegemonía, a la izquierda solo le queda la UNIDAD con todas las fuerzas progresistas y de medidas populares una vez llegado al poder. Salud, educación y cultura, la vivienda decorosa, el empleo seguro y la asistencia y seguridad social para todos, donde la voz de todos cuente, ha de ser un elemento unitario para la acción de emancipación y liberación nacional y donde la mediana y pequeña empresa juegue un papel importante en la distribución más general de las riquezas, donde el Presupuesto del Estado llegue a cada familia en la educación y salud gratuitos y donde las oportunidades sean asequibles a todos los ciudadanos sin distinción alguna para el acceso al resto de los servicios que otorgan bienestar y confort a la vida del ser humano.

Cuba demuestra al mundo qué es la UNIDAD, solo alcanzada en la isla con las ideas y prédica de Fidel, el hombre que pudo unir en un haz de convergencia a todas las fuerzas políticas revolucionarias que lucharon contra la dictadura sangrienta de Batista, la que ahogó los sueños de cambio que se proponían Partidos políticos emergentes en Cuba en el marco de la llamada “Democracia Representativa”. Fidel -discípulo aventajado de Martí-, líder del pueblo de Cuba, asaltó al cielo en 1953 con el ataque al Moncada y luego en el Granma –que viaja aún al futuro y su proa es faro de libertad- desembarcó con 82 expedicionarios, libró la guerra y conquistó el poder del pueblo el Primero de enero de 1959. Desde ese entonces los cubanos libran su principal batalla, la de combatir al Imperialismo yanqui y su sistema planetario de dominación y explotación de las naciones en todos los Continentes.

Por Cuba, y la conducta solidaria de centenares de miles de cubanos, otros países han accedido a su independencia y ha permitido salvaguardar la unidad e integridad territorial de otras naciones en franca oposición a los designios del Imperialismo yanqui y de otras potencias que persiguen mantener su presencia y dominación económica y política en los países del Sur. Sangre cubana se ha vertido en numerosas naciones en favor de la libertad y el sudor de los cubanos: médicos y profesionales de salud, maestros, constructores y especialistas de diferentes ramas de la economía, se esparce como contribución al desarrollo sostenible de pueblos hermanos. Eso solo lo permite la UNIDAD en medio de la diversidad de concepciones políticas, filosóficas, económicas y de variada apreciación. Cuba anda de hermana por el mundo, no busca riquezas ni arrebata los recursos a sus amigos, como hacen las potencias históricas y otras emergentes que basan sus economías en la explotación de los más débiles.

Defender la Revolución Cubana es el principal deber de los cubanos y un derecho de los revolucionarios y hombres progresistas en el mundo. Cuba fue la primera Revolución Socialista del Hemisferio Occidental como Haití fue la primera Revolución Negra en América. Igual que las potencias del Occidente no perdonan la osadía haitiana a pesar de los siglos transcurridos y mantienen a sus hijos en la peor explotación; si la Revolución Cubana fuera derrocada por el Imperio, los cubanos volverían a ser los esclavos más humillados de la Tierra, luego de haber mantenido una Revolución triunfante por 60 años. Desde luego, para derrotar a la Revolución Cubana tendría que hundirse en el Caribe toda la isla, cosa imposible como imposible sería derrotar a los cubanos sin el sacrificio de hasta el último cubano, el  que se inmolaría por los sueños de libertad, la misma de la que goza una nación completa inmersa en el desarrollo sostenible en contraposición al más universal de los Bloqueos económicos, comercial y financiero, una verdadera guerra que solo persigue rendir por hambre a los cubanos y extirpar para siempre el ejemplo de la Revolución.

Cuba se enfrasca hoy con una nueva dirección gubernamental a los derroteros del desarrollo y a la elevación del nivel de prosperidad de la nación. Desde ya la dirección política y estatal, en el marco de la nueva Constitución, es liderada por nuevos dirigentes, quienes no son procedentes de la dirección histórica que hizo la Revolución y edificó los cimientos y la estructura de la nación socialista; pero, no habrá ruptura, solo continuidad de ideas y principios forjados en la UNIDAD de la nación, el sueño no realizado de Martí y que Fidel coronó como homenaje de la nación al Apóstol de la Independencia, de una independencia frustrada por la intervención norteamericana en la Guerra contra España y luego sesgada con la ominosa Enmienda Platt, la que permitía la intervención estadounidense en la isla cuando ellos lo consideraran necesario. La Guerra Hispana, Cubana, Norteamericana fue la primera guerra de rapiña y primera guerra imperialista con la que surgió una nueva geografía política. A los cubanos le costó caro sacar al imperialismo de Cuba y su sistema de explotación –aún nos quedan sus botas en la ilegal Base Naval de Guantánamo, “Prisión de terroristas”, donde se ha torturado bestialmente-, y de saqueo neocolonial. Al fin se logró hace 60 años. El precio de la libertad es caro, pero los cubanos somos libres y cultos. Los actuales dirigentes cubanos curtidos en años de dirección a diferentes niveles, conocen de cerca las secuelas de la acción contrarrevolucionaria y lo que para la nación representa el Bloqueo imperialista; de primera mano han vivido y sufrido de las privaciones económicas que limitan el desarrollo e impone una dolorosa carga a la familia cubana como también han vivenciado las secuelas de las acciones contrarrevolucionarias y las muertes y mutilados a los largo de estos duros 62 años de combate contra el imperialismo y la vida. Los dirigentes actuales han sabido demostrar en cada momento qué representa decir en el discurso Patria o Muerte y demostrar con los hechos, en los diferentes escenarios, que significa Patria o Muerte, agregándoles la convicción firme y serena: VENCEREMOS. Estos nuevos líderes no son fanáticos, que viven de la fe ciega, son hombres y mujeres que tienen convicción profunda en la victoria porque son herederos de las tradiciones combativas de un pueblo que supo iniciar su camino independentista con el machete en la mano como arma principal de lucha, arrebatando al enemigo las armas para continuar la contienda bélica. Con los propios recursos Cuba mantiene su rumbo Socialista en función del desarrollo sostenible, hoy se produce para resistir y se trabaja para la victoria con la UNIDAD  de toda la nación y como premisa de desarrollo la vinculación estrecha con la ciencia y la técnica generada por la propia obra revolucionaria.

En este mes de junio los cubanos disfrutaron del 90 cumpleaños de Raúl, quien junto a Fidel son los principales líderes históricos que iniciaron la Guerra de Liberación Nacional, coronada el Primero de enero de 1959. En Cuba no se celebra el 20 de Mayo como Día de la Independencia y de asunción del primer gobierno entreguista bajo las cláusulas de la Enmienda Platt, que otorgaba independencia lastrada, sin soberanía nacional y con el derecho de los Estados Unidos para intervenir en Cuba cuando lo consideraran necesarios a sus intereses de Seguridad Nacional; en Cuba se celebra el Primero de enero como Día de la Liberación Nacional, el que marca la cristalización de los sueños reales de libertad e independencia de todas las generaciones de cubanos. Raúl encarna esos sueños, fue capaz de apartarse de la dirección política y estatal en función de las nuevas generaciones, demostrando la valía de las ideas patrióticas y revolucionarias ajenas a intereses personales y familiares; ha demostrado en los hechos y su conducta personal la eticidad de la Revolución y permite asumir que en Cuba no hay ruptura y sí UNIDAD y continuidad de un proyecto de liberación nacional con hondas raíces en la historia nacional y en la formación de la nacionalidad cubana.

Los nuevos derroteros de la Constitución aprobada dos años atrás, que implican serias transformaciones, junto al Ordenamiento que sigue su camino con los cambios necesarios de orden práctico, requieren de nuevas normativas jurídicas acordes al momento y que cobra fuerza en el marco del Día del Jurista, que cada 8 de Junio se celebra en Cuba como homenaje a Ignacio Agramonte, símbolo de justicia de un mambí fundador de nuestra nacionalidad y prócer destacado de la Guerra de los Diez Años. Cuba se mueve con sus nuevas normativas y las que están en proceso de análisis y discusión para su aprobación en la Asamblea Nacional del Poder Popular como son la Nueva Ley de los Tribunales Populares, la del Proceso Penal, La Ley de Procesos y la Ley de Proceso Administrativo. Vendrán al análisis y discusión el nuevo Código de Las Familias y el Código Penal, el que sufrirá modificaciones atemperadas a las nuevas realidades de la nación y en correspondencia con lo más avanzado del Derecho Penal en el mundo. Un Estado de Derecho Socialista requiere de normas jurídicas adecuadas a las condiciones concretas del desarrollo político, económico y social alcanzado en una nación donde el culto de los cubanos a la dignidad plena del hombre es la primera Ley en la conciencia nacional, lo que forma parte de la idiosincrasia y las tradiciones constitucionalistas de los fundadores de la nación cubana y que siempre han tenido a la Ley como máximo exponente en las relaciones que se establecen en la sociedad.

Cuando el pasado 6 de junio se celebró en Cuba el aniversario 60 de constitución del Ministerio del Interior, institución garante del orden interior y la seguridad ciudadana, los cubanos celebraron el advenimiento de una organización surgida en el seno del pueblo, en la que sus integrantes son parte del pueblo organizado para asegurar las libertades y derechos de todos y garante de los sueños hechos realidad que persiguieron erradicar en Cuba la tortura, los desaparecidos, las bandas criminales, el paramilitarismo, los grupos gansteriles, los procesos extrajudiciales y asesinatos de personas, entre otros males de la República mediatizada. Hoy, en Cuba, el Ministerio del Interior, la Fiscalía y los Tribunales constituyen la garantía para la vida y los derechos humanos de todas las personas sin distinción por razón alguna que no sea el derecho consagrado en las normas vigentes. Esta bella página de la historia de Cuba escrita por nuestro pueblo, el que no ha visto en estos años, de duro batallar, las tropas especiales dirigidas contra el pueblo, ni carros blindados lanzando gases lacrimógenos ni chorros de agua contra manifestantes, ni policías tiroteando a las personas, lo que contrasta con las imágenes cotidianas de Chile, Colombia, Ecuador y otras naciones latinoamericanas o en los propios Estados Unidos, donde las minorías o los afrodescendientes, los chicanos o los boricuas, sufren el acoso, la persecución o el  asesinato, como tantas escenas de esos casos se muestran en la Televisión. La fuerza pública en Cuba está realmente para proteger el orden y la tranquilidad ciudadanas. Muchos recordamos los sucesos del 5 de agosto de 1994, cuando grupos de personas, interesadas en emigrar a los Estados Unidos en los años del momento más crítico del Periodo Especial en Tiempo de Paz, escenificaron episodios de disturbios en La Habana Vieja y Centro Habana, con decenas de heridos por las acciones vandálicas y secuestro de embarcaciones y medios navales surtos en el puerto de La Habana, la fuerza  pública de la isla recibió la indicación de no actuar violentamente ni emplear armamento; ese día, el líder de la Revolución Cubana, Comandante en Jefe, Fidel Castro Ruz, terminó las manifestaciones con su presencia física en el lugar más convulso. Desarmado junto a sus escoltas sin armas de fuego, su presencia física y su moral, abortó lo que los enemigos de la Revolución planearon desde Miami. La fuerza de las ideas    puede más que las armas. A gritos de ¡Viva Fidel! terminó el desorden y se convirtió el revés en victoria.

Cuando circule en las redes este artículo, se cumplirá un nuevo aniversario de los natalicios de Maceo y del Che, dos hombres que enseñaron a los cubanos la intransigencia revolucionaria y el espíritu de combate hasta la victoria siempre. Nacidos en siglos diferentes, Maceo en el XIX y el Che en el XX, ambos están unidos por los episodios que extendieron la guerra de Oriente al Occidente de la isla, ambos fueron guerreros heroicos. A Maceo se le recuerda por tener tanta fuerza con el machete como con la pluma, por los sucesos de Baraguá, sus extraordinaria epopeya con cientos de combates contra las mejores tropas de la colonial fuerza española en Cuba y por las 27 cicatrices de combate; también le recordamos por su pensamiento, opuesto a la esclavitud de los hombres y en función de la independencia de España y su rechazo a las fórmulas anexionistas a Estados Unidos, también fue un hombre de ideas avanzadas y sólidos principios que legó a los cubanos el espíritu de Baraguá, de resistencia e intransigencia ante la claudicación. Del Che, hombre asmático, que supo crecerse ante el mal, fue el primer comandante de la Sierra Maestra, llegó en el Granma como médico y combatiente y pronto descolló como destacado guerrillero, condujo la Invasión de Oriente a Occidente y libró la Batalla de Santa Clara, episodio definitorio para la huida del tirano Fulgencio Batista; fue uno de los principales líderes militares y políticos de la Revolución triunfante con importantes eventos internaciones en representación de la joven generación en el poder en Cuba, lo que le permitió notoriedad en la arena internacional para sus empeños posteriores en el Congo y en la Guerrilla Boliviana. El Che es uno de los pensadores más claros y su ideario es seguido de cerca por el pueblo cubano y millones de hombres y mujeres en todo el mundo.

En estos días varios eurodiputados de derecha en la culta y civilizada Europa, llevaron al seno del Parlamento Europeo una moción para censurar a Cuba por supuestas violaciones de Derechos Humanos. Resultó un fracaso. Cuba denunció el show mediático orquestado por eurodiputados que tienen su corazón y cerebro junto a la maquinaria propagandística del Imperialismo yanqui y de los círculos de la mafia miamense, la contrarrevolución asilada en Estados Unidos y los descendientes de esos personeros, responsables del robo del erario público de Cuba tras el triunfo revolucionario, de asesinatos, secuestros, torturados y desaparecidos provocados por las fuerzas contrainsurgentes del régimen batistiano y las bandas paramilitares y gansteriles como los Tigres de Mansferrer, un senador de la República, que como Uribe en Colombia hoy, tuvo antes en Cuba su propio ejército que ensangrentó diferentes lugares de Cuba, como los sucesos conocidos como Las Pascuas Sangrientas en Holguín. Sin razón ni sentido, los eurodiputados pretendieron sentar a Cuba en el banquillo de los acusados, fueron por lana y salieron trasquilados, no lograron sus propósitos, aunque la algarabía hace daño y no deja de crear obstáculos a las relaciones entre la Unión Europea y Cuba, las que mantienen un Acuerdo Político y de Cooperación como parte del diálogo entre ambas partes, luego de eliminada la llama Posición Común, promovida por el gobierno de José María Aznar y que tanto dañó las relaciones entre Europa y Cuba durante varios lustros. Al fin, la sensatez se materializó y Bruselas no cedió a las presiones del grupo derechista de la euro cámara. Cuba salió victoriosa de esta arremetida que trata de globalizar Estados Unidos y sus socios contra la Mayor de Las Antillas. Se aprobó un espuria Declaración anticubana, la que demuestra la sumisión del Parlamente Europeo a la política intervencionista de Imperialismo yanqui. Varios Eurodiputados condenaron a los promotores del show derechista, de personajes extremista, supremacistas, racistas y antiinmigrantes, demostrando la doble moral de los abyectos conciliábulos anticubanos que ignoran las masacres en Colombia y en Palestina o hacen oídos sordos a los reclamos en su día contra el extremismo contra los manifestantes en Ecuador y Chile o que aprobaron al gobierno de facto de Jannine Añez, en Bolivia, y consintieron el brutal Golpe de Estado contra Evo Morales. Cuba conoce bien a sus enemigos y sabe cómo actuar. Se espera que la Unión Europea no ceda ante las maniobras de un grupo de eurodiputados derechistas del Partido Popular y Bozz de España, los mismos que arremeten con total odio contra los independentistas catalanes y mantienen a una monarquía corrupta opuesta a la República. Cuba, como siempre, puede contar con sus amigos en Europa, donde millones de nacionales de las 27 naciones sienten admiración y respeto por la obra de la Cuba revolucionaria.

América Latina debe luchar por su segunda y verdadera independencia, defender la causa de Venezuela, Nicaragua y Bolivia ha de ser un reto de todas las fuerzas progresistas y revolucionarias. Luchar por la unidad de todas las fuerzas progresistas y revolucionarias en cada país es un deber de todos. Solo la UNIDAD los llevará de nuevo al poder. Hoy en Perú se define un camino ente dos posiciones, una de derecha radical y otra desde la izquierda. Veremos qué pasará durante los próximos meses en esa nación tan llena de vicios y corrupción, Luego del gobierno militar y nacionalista de Juan Velazco Alvarado, promotor de cambios con beneficios para la nación, Perú se ha visto inmerso en una vida política marcada por la corrupción de sus gobernantes. Es aborrecible mencionar el nombre de tantos Presidentes corruptos en esa nación. Veremos qué pasará con el Grupo de Lima y con la OEA, ese mezquino tonel de manzanas podridas o ministerio de colonias yanquis, como lo bautizará el canciller cubano, Raúl Roa García, el conocido canciller de la dignidad. Pedro Castillo es el virtual Presidente del Perú mientras Keiko Fujimori trata de empañar las elecciones con supuestos fraudes a favor del izquierdista. Keiko, una candidata pendiente de juicio por corrupción, como su padre, -capaces de todas las tramas diabólicas-, que es una corrupta, corruptora y corrompida, habla de fraude. Los retos de Perú son enormes para los próximos años. De confirmarse el triunfo de Pedro Castillo, el nuevo presidente tendrá que vérselas con una oposición que lo ha estigmatizado, que desde sus inicios tendrá la oposición de otros gobernantes latinos y de los Estados Unidos y, de seguro, recibirá sanciones por el imperio para frenar desde lo económico, los posibles cambios estructurales tan necesarios. Si le roban a Castillo el triunfo, Keiko también tendrá un panorama que no le permitirá la gobernabilidad- Los próximos días Perú estará en la escena pública internacional

En Cuba avanza la intervención sanitaria con los candidatos vacunales Abdala y Soberana 2. Los contagios se mantienen en cifras superiores a los mil casos diarios y los fallecidos oscilan en los 10 diarios. Hay un batallar muy fuerte en todos los territorios y las medidas de distanciamiento físico y el aislamiento social, junto al proceso vacunatorio y la campaña de información y comunicación social por los medios masivos de comunicación, requieren de una actitud de responsabilidad social en el seno de las comunidades y en los centros de trabajo donde se ejerce la jornada presencial. Hay un agotamiento en la población, sometida a las restricciones por la pandemia y acrecentado el estrés por la crisis económica que repercute en todos los hogares cubanos. El bloqueo económico, comercial y financiero de los Estados Unidos contra Cuba se evidencia con más claridad que nunca y el efecto de las 243 medidas adicionales de Trump para reforzarlo, muestran su fuerza en cada hogar y en la vida política, económica y social del país; no obstante, los cubanos, con inteligencia, madurez, con la experiencia de 62 años de batalla revolucionaria contra la subversión, mantenemos el entusiasmo del primer día, todo ello nos hace invencibles. Pronto comenzará la intervención sanitaria en personas en edades pediátricas con el candidato vacunal Soberana, otra victoria de la ciencia cubana en función de las necesidades de su población.

El Próximo día 23 de junio Cuba presentará nuevamente la Resolución de Cuba frente al Bloqueo Económico, Comercial y Financiero de Estados Unidos contra la isla. Por todo el mundo se alzan las voces de apoyo a Cuba y de condena al criminal cerco económico contra todo un pueblo. La Casa de Las Américas, me envió una Declaración que circula entre todos sus amigos. A continuación transcribo su texto y pido a todos los amigos de Cuba alzar sus voces de condena:

Exijamos el fin del bloqueo de los Estados Unidos contra Cuba.

Si se quiere buscar el ejemplo de una política absurda, obsoleta, ilegal y moralmente insostenible; si nos preguntamos cuál es el sistema de sanciones unilaterales más injusto, severo y prolongado que se ha aplicado contra país alguno; si queremos señalar un acto de agresión unilateral que es una amenaza permanente contra la estabilidad de Cuba, sus posibilidades de desarrollo y el bienestar de su pueblo hay sólo una respuesta: es el bloqueo.

En plena pandemia de la COVID-19 el andamiaje político, legal y administrativo que sustenta el bloqueo se mantiene intacto, agravado por las más de 240 medidas tomadas durante la administración Trump, que no han sido derogadas por los nuevos inquilinos de la Casa Blanca. Junto a todo esto, se ha intensificado la campaña mediática contra Cuba, basada, como siempre, en la mentira y la difamación.

El bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por el gobierno de los EE.UU. contra Cuba, constituye, en medio de la pandemia de la COVID-19 y a pesar del esmero del sistema de salud pública y la industria farmacéutica cubana, un lastre macabro a los esfuerzos dirigidos a frenar el avance del virus, salvar vidas y cooperar con otros países contra la enfermedad. ¿Qué tipo de cooperación podría realizarse desde Cuba que ya ha enviado brigadas médicas por todo el mundo y que prepara cinco candidatos vacunales, si se pusiera fin al bloqueo? ¿No es acaso la aplicación extraterritorial del bloqueo, que afecta los intereses de todos los estados del planeta, viola el derecho internacional y daña gravemente el multilateralismo, una forma de extender el dominio de la muerte y castigar la solidaridad tan necesaria en medio de una pandemia?

Según el Informe elaborado por Cuba anualmente, en virtud de la Resolución 74/7 de la Asamblea General de las Naciones Unidas titulada "Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba", durante las seis décadas de aplicación de esta inhumana política, los daños acumulados ascienden a 144 mil 413.4 millones de dólares. En el periodo de abril de 2019 hasta marzo de 2020 el país sufrió pérdidas en el orden de los 5 mil 570.3 millones de dólares, número que supera en mil 226 millones de dólares al periodo anterior y es primera vez que se registra una cifra de más de cinco mil millones de dólares, evidencia del recrudecimiento del bloqueo en estos tiempos.

Frente a los muros que levanta esta política cruel, la vocación de la Casa de las Américas ha sido la de abrir puertas desde la cultura. Han querido cortar los vínculos entre Cuba y el resto del mundo, mas la Casa ha sabido tender puentes, no solo en América Latina y el Caribe, sino incluso con el pueblo estadounidense.

Este próximo 23 de junio, Cuba presentará ante la Asamblea General de las Naciones Unidas la resolución anual para pedir fin al bloqueo de Estados Unidos contra la Isla y que en el año 2020 hubo que posponer debido a la pandemia.

Pedimos el apoyo y respaldo de nuestros amigos, los amigos y amigas de la Casa de las Américas, a través de todas las vías a su alcance durante los días y semanas previas a la votación, para respaldar la voz de Cuba en la ONU.

El bloqueo no ha cumplido ni cumplirá el propósito de doblegar la decisión patriótica del pueblo cubano de preservar su soberanía e independencia y recibirá siempre nuestra condena más enérgica y el rechazo de todos los hombres y mujeres de bien del Caribe, nuestra América y el mundo

Casa de las Américas

La Declaración de Casa de las Américas es clara como mi pedido de apoyo dirigido a todos los amigos de Cuba, de Convergencia Socialistas y para todas las personas de bien que lean estas notas. La Guerra económica de Estados Unidos contra la Isla de la Libertad es un crimen de Lesa Humanidad y debe ser condenado en nombre de la vida y del amor. Los cubanos seguimos luchando y muriendo por la paz, el pan y las rosas.

De última hora el Banco Nacional de Cuba ha emitido una Resolución por medio de la cual se suspende temporalmente la aceptación de depósitos en efectivo de dólares norteamericanos en el Sistema bancario nacional para proteger la economía cubana como consecuencia del cerco económico y bancario de los vecinos del norte contra él país, hasta que los Estados Unidos adopten medidas consecuentes. El Sistema bancario cubano ha sido objeto de las mayores presiones por las medidas coercitivas de los Estados Unidos con los bancos internacionales que mantienen vínculo con él país para sus transacciones financieras. En nota informativa del Banco Central de Cuba se informa con detalles los pormenores de la medida de Cuba. Esto, sin lugar a dudas, traerá nuevas dificultades a los cubanos y los emisores de remesas desde los Estados Unidos, las que se enfrentarán, como todas, en vínculo directo con el pueblo y con el esclarecimiento de todos los detalles. Una vez más el gobierno cubano tiene que actuar en correspondencia con el accionar belicoso de Estados Unidos. La Administración de Joe Biden, a pesar de sus promesas, se mantiene como rehén de los que atizan el odio visceral contra la Revolución Cubana, la que sostiene las banderas enhiestas del Socialismo, del Socialismo que se puede construir en las condiciones actuales de una nación acosada por una guerra económica, criminal y despiadada, donde el poderoso país imponen el efecto extraterritorial de su Ley a otros países y, fundamentalmente, al Sistema financiero y bancario internacional.

El mundo está con Cuba, pero está atado a la coerción de los Estados Unidos. No todos reaccionan con la energía necesaria frente a sus maquinaciones y muchos le temen a las sanciones millonarias a sus bancos. En Cuba la UNIDAD es la base de la victoria. Cuba y su pueblo mantiene su resistencia, lo mismo que en el Proyecto Comunitario GRANJITA FELIZ, el que sufre el rigor de las secuelas que el Bloqueo Económico, Comercial y Financiero de los Estados Unidos contra Cuba impone a toda la nación y a cada uno de sus ciudadanos, tanto a las personas naturales como jurídicas. Cuba va, y van con UNIDAD, aunque algunas ratas salten y se separen por temor de la historia vivida.
 

Ultima modifica ilSabato, 12 Giugno 2021 07:37
Template Design © Joomla Templates | GavickPro. All rights reserved.