Rivista aperiodica teorica del Socialismo
Organo politico di Convergenza Socialista

El regreso de los viajeros

por Martha Alvarez 

Al sur del río Bravo, la pandemia renueva la odisea de millones de migrantes y turistas.

Cuando llegaron los primeros españoles, recibidos con magníficos regalos, se maravillaron de encontrar una sociedad donde la hospitalidad era importante. América se muestra inmediatamente como un territorio socialmente acogedor y capaz de satisfacer todas las necesidades. Aunque los pueblos originarios no conocían los principios del Evangelio, fueron testigos vivos de la concreción de los valores fundamentales de la humanidad en la acogida, la práctica de la solidaridad y la afirmación del derecho a existir.

La sensación de hermandad que tenían los pueblos originarios de América contribuyó al desarrollo de una mezcla étnica y cultural. Pero pronto las cosas se pusieron al revés y los nativos americanos fueron víctimas de un genocidio. Todavía hoy, a mediados del siglo XXI, sufren la falta de derechos y la protección de la propia dignidad como personas. Lamentablemente, en los últimos años la situación social se ha vuelto transversal y ha dado paso a cierres, muros, conflictos, violencia y muerte que pone a la sombra los bellísimos paisajes. El terreno está impregnado de elecciones miopes, de gobernantes despiadados y corruptos, descendientes directos de la casta de inmigrantes conquistadores, europeos que huyeron por falta de oportunidades y libertad, para no verse involucrados en las guerras o después de haber cometido crímenes y que una vez obtuvieron un mínimo de estabilidad y poder económico, demuestran que han adoptado políticas importadas, que no forman parte del patrimonio ideológico y cultural de las naciones americanas. Además, si la mayoría se identifica a sí misma como cristiana, en realidad ha traicionado los principios. Sobre todo, el texto de la Carta que indica: "Por tanto, acéptense mutuamente, así como Cristo los aceptó a ustedes para gloria de Dios.".

La historia de las migranciones, de hecho, se encuentra en la historia de todos los pueblos. Quizás los nativos americanos también sean producto de una migración desarrollada en al menos siete rutas a lo largo de un tiempo no precisado. Sin embargo, es más en las historias de la vida real, más  que en textos sagrados que todos nos damos cuenta que todos "somos extranjeros y peregrinos en la tierra”.

Los puntos clave del regreso de los viajeros se originaron en la declaración de emergencia Covid-19 que los estados europeos han comunicado al mundo. Los países latinoamericanos como México, Brasil, Argentina, Perú, Chile, Nicaragua, Cuba y Colombia han desarrollado excelentes relaciones con China, pero no consideraron la ruta de la seda latinoamericana como un posible canal por el cual vendría la infección.

Los mexicanos en los Estados Unidos, los hondureños en México, los bolivianos y los argentinos en Chile, los venezolanos en Colombia y otros países, incluso los latinoamericanos que residen en Europa, Asia y África, pronto sintieron que ya no estaban seguros dónde estaban y comenzaron el camino de regreso. Todas estas personas se quedaron sin un mínimo de protección y quieren que el proceso de repatriación o la apertura de las fronteras ponga fin a la prueba de perseguir el espejismo del sueño americano. Dejaron su país en busca del sueño de la estabilidad económica, de vivir sin la amenaza de invasiones de potencias extranjeras, embargos y bloqueos económicos. Los migrantes simplemente querían vivir en paz, tener un trabajo digno y belleza de ver realizados los propios ideales. 

La nostalgia por la patria siempre ha existido y es contada por poetas antiguos y modernos. Amenazados por un virus, las pequeñas empresas creadas por migrantes han cerrado la actividad, desalojados sin piedad terminaron sin hogar, han sido despedidos de sus trabajos e insultados. Les resultó más difícil vivir en cuarentena, pagar el alquiler, las facturas y comprar alimentos, y por eso, con la esperanza de la propia casa han emprendido el viaje. Eligieron el regreso voluntario. La patria, con su dulce recuerdo, parece más deseable, sobre todo, en tiempos de gran necesidad.

El regreso de los viajeros indicaba un período, la pandemia de emergencia, en el que el mundo subvertido idealizado por los cuentos de hadas se hizo realidad. No temían caminar para enfrentar cientos de kilómetros viajando sin ayuda, a pie, con condiciones climáticas adversas y actores armados. Quizás en su país tengan su propio techo y mejores condiciones; quizás se dieron cuenta de que la seguridad económica que ofrecía el neoliberalismo era una simple ilusión, que en caso de emergencia no ofrecía seguridad.

La segunda y tercera semana de marzo fueron las más congestionadas en fronteras terrestres y aeropuertos, debido al aumento de las restricciones a la movilidad y otras medidas de contingencia, adoptadas por mayoría de los países.

Con la crisis del embargo y las constantes amenazas emitidas por el gobierno de América del Norte, millones de venezolanos habían abandonado su territorio migrando en diversas condiciones a Argentina, Brasil, Chile, Ecuador, Perú y principalmente a Colombia. La última ola ocurrió bajo la solicitud del autoproclamado presidente Juan Guaidó en 2019, y muchos venezolanos se habían mudado esperando encontrar mejores condiciones de vida. Pronto se dieron cuenta de que estaban engañados por el espejismo del capitalismo neoliberal dominante, porque las condiciones no eran mejores en los países de llegada; se enfrentaron a episodios de xenofobia, maltrato, marginación y finalmente quisieron regresar. Los gobiernos habían prometido ayuda para los migrantes venezolanos, sin embargo, los fondos internacionales parecen haberse desvanecido muy pronto.

En la declaración de pandemia, el gobierno brasileño anunció medidas para expulsar a miles de venezolanos. Claudia López, alcaldesa de Bogotá, capital de Colombia, hizo el anuncio de que no tenía suficientes recursos y podía dejarlos sin ayuda. Ante la emergencia, los gobiernos han proporcionado medios de transporte y suministros. La crisis de salud de Guayaquil, Ecuador, hizo que los venezolanos se prepararan a   salir y en 20 autobuses viajaron a través de Colombia bajo severos esquemas de seguridad de salud, llegaron a Cúcuta, una ciudad colombiana y la única frontera con la posibilidad de un pasaje "legal" a su hogar.

El gobierno de Venezuela, a pesar de estar bajo el embargo económico de América del Norte y Europa, ha promovido el retorno voluntario de sus ciudadanos y sus familias, que se incorporan de inmediato a los programas sociales. La inversión social venezolana es la más grande del continente.

El presidente Nicolás Maduro, en agosto de 2019, había desarrollado el "Plan de Regreso a la Patria", para ayudar a sus ciudadanos en dificultades en el extranjero. Cuando llegó el virus, muchos venezolanos se apresuraron a regresar a su tierra natal, incluso como viajeros a pie con niños y maletas, antes de que fuera imposible usar las carreteras comunes y cerraran  la frontera.

El Plan de regreso a casa se ha convertido en un puente humanitario efectivo. El 10 de febrero de 2020, el gobierno informó que se habían registrado 100,426 personas, que el puente aéreo había realizado unos 100 vuelos, muchos en condiciones recíprocas y representaba el 31% de las formas; el terrestre en autobus era del 69%. Los retornados hasta ahora eran 60% mujeres. El informal de un total de 17,522 personas, incluidos niños y ancianos que provenían del Brasil 7,285, Perú 4,259, Ecuador 3,242, Chile 1,136, Colombia 764, Argentina 434, República Dominicana 366, Panamá 35 y Uruguay 1.

La precariedad de los trabajos encontrados y la incertidumbre económica fue el 64% de las razones indicadas, la falta de garantías de salud el 21%.  La discriminación, la xenofobia, la explotación y el abuso laboral y social son una segunda razón especificada por el 54% de los ciudadanos venezolanos que se mudaron al extranjero y que desean regresar. El fenómeno de los venezolanos que regresan se multiplicó en marzo y continúa en abril.

Los viajeros sin otras alternativas se congregaron sobre todo en Cúcuta. Los datos oficiales analizados por el periódico colombiano, El Tiempo, sobre la migración de Colombia, indican que en Cúcuta, en los meses de enero y febrero, hubo un crecimiento de casi el 14%, lo que equivale a 70,000 venezolanos que regresan a su tierra natal. Además, el alcalde Jairo Yáñez aseguró que entre 300 y 500 personas regresen a Venezuela todos los días, pero en el último mes la cifra superó las 34,000 personas.

Brasil señaló a los venezolanos como la causa de la falta de camas de hospital. Los venezolanos para protegerse de la mala gestión del presidente Bolsonaro y ante el avance de la pandemia en Brasil decidieron regresar.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, el 5 de abril, en un twit anunció: “Estamos pendientes de nuestros compatriotas quienes víctimas de la xenofobia han decidido retornar a Venezuela, su Patria. Aquí les abrimos nuestros brazos como lo hemos hecho con millones de personas que han encontrado en nuestro país una tierra de Paz y esperanza. ¡Bienvenidos!"

La esperanza de experimentar como migrantes había terminado. La crisis de 2018-2019 que los había pintado como agotados, hambrientos, desnutridos, enfermos y ahora, por fin era un espejismo, una pesadilla resuelta. Los venezolanos habían sido burlados y denigrados, pero ahora se enteraban de europeos y norteamericanos que hacían la misma carrera para comprar papel higiénico. Ante las constantes amenazas de agresión, quizás sea mejor para ellos prepararse para ayudar a defender su patria con honor y fidelidad.

La protesta por la necesidad de asistencia también ha surgido en países más distantes como México y en el exclusivo sistema norteamericano. En los Estados Unidos, la sombra de la recesión económica avanza con pasos gigantes, como los infectados, los desempleados y los necesitados. El gobierno venezolano, para la repatriación de sus ciudadanos, tuvo que solicitar cooperación en varias ocasiones a las autoridades estadounidenses.

Son famosas las fotografia y los videos que mostraban al aeropuerto de Guayaquil, Ecuador, invadido por vehículos para impedir el aterrizaje de un avión que debía repatriar a europeos. Una situación lamentable con consecuencias funestas.

Después de mediados de abril, Nicaragua no había adoptado medidas restrictivas: ni cuarentena, ni cierre de fronteras.

El cierre de las fronteras, anunciado en promedio por los gobiernos durante 30 días, ha dejado a miles de pasajeros de todo el mundo atrapados en países latinoamericanos. El aviso de pandemia llenó los aeropuertos y las cancelaciones de vuelos comerciales internacionales obligaron a los gobiernos a organizar vuelos de regreso humanitarios. Los turistas tuvieron que organizase en hoteles, apartamentos y hostales para observar las cuarentenas impuestas en varios países de la región. Ha habido rumores de discriminación y xenofobia hacia los europeos en los apartamentos de Argentina, Chile, Colombia.

Hay muchos turistas atrapados y sin la certeza del vuelo de regreso. Cuba es un ejemplo. El portal france24.com, con un texto de Marina Sardiña, informó el 24 marzo que las autoridades cubanas habían identificado “aproximadamente 60.000 los extranjeros que abandonen Cuba por vía aérea -entre ellos 10.000 canadienses, unos 5.000 franceses y casi 2.000 españoles- a razón de unas 13.000 salidas diarias”. Además, Sardina había señalado Perú como la segunda nación con presencia de extranjeros, unos 10.000, que solicitaron repatriación principalmente a España y Canadá.

El cierre de las fronteras ha creado grandes problemas para el turismo o los negocios de los latinoamericanos en países europeos, asiáticos y africanos. Muchos años tuvieron que ponerse en contacto con su servicio consular con urgencia o buscar ayuda de los gobiernos locales. En el aeropuerto chileno de Santiago, alrededor de 600 argentinos esperaban regresar a su país.

La evolución de la epidemia ha generado otra peculiaridad: en China, alla cierre de la región de Hubei, un estudiante de la Universidad Wuhan originario de Colombia, se negó a regresar. Habiendo notado que el área de origen del virus, en su momento la más peligrosa, ofrecía más garantías de las que podía recibir en su propio país, donde existen condiciones desfavorables en el sistema de salud y prefirió quedarse.

Los estudiantes fuera del sitio y los trabajadores desempleados salieron rápidamente de las grandes ciudades. Los lugares de turismo internacional, como las hermosas playas desde California hasta la Patagonia, tanto en las costas del Pacífico o del Atlántico, así como en el mar Caribe, han permanecido prácticamente vacíos. Machu Picchu y los parques nacionales como las cataratas del Iguazú y el glaciar Perito Moreno permanecieron esencialmente con el personal de vigilancia.

Las ciudades de turismo interno, especialmente las religiosas, para Pascua, han cancelado apresuradamente las reservas de hotel y reducido al mínimo las funciones religiosas, aquellas que no han sido canceladas en virtud de una disposición administrativa. No hay caminantes. El silencio acompaña las noches de la cuarentena antipandémica pandemia.

Las bandas sonoras, sin embargo, acompañaron a los viajeros y son numerosas. Por ejemplo, la ópera "Il Nabucco" de Giuseppe Verdi tiene palabras y coros más reconocidos a nivel mundial, derivados del Salmo 137, con profundas habilidades para representar la nostalgia por la patria.

Los latinoamericanos reconocen las palabras del tango de Carlos Gardel "Volver". En español Volver significa “Tornare" in italiano. Volver, también es una película del 2006 dirigida por Pedro Almodóvar. El tema principal del trabajo del cineasta se subraya en una escena culminante gracias al tango cantado por Penélope Cruz.

Carlos Gardel después de tanto tiempo sigue siendo un mito. En las palabras del tango "Volver", hay toda una filosofía del viajero y lo mejor de las emociones humanas. Son palabras muy sensibles capaces de arrancar una lágrima del viajero más nostálgico. A continuación, a conclusión, os copio esos emotivos los versos:

VOLVER

Yo adivino el parpadeo

De las luces que a lo lejos

Van marcando mi retorno

Son las mismas que alumbraron

Con sus palidos reflejos

Hondas horas de dolor

 

Y aunque no quise el regreso

Siempre se vuelve al primer amor

La vieja calle donde el eco dijo

Tuya es su vida, tuyo es su querer

Bajo el burlon mirar de las estrellas

Que con indiferencia hoy me ven volver

 

Volver con la frente marchita

Las nieves del tiempo platearon mi sien

Sentir que es un soplo la vida

Que veinte años no es nada

Que febril la mirada, errante en las sombras

Te busca y te nombra

Vivir con el alma aferrada

A un dulce recuerdo

Que lloro otra vez

 

Tengo miedo del encuentro

Con el pasado que vuelve

A enfrentarse con mi vida

Tengo miedo de las noches

Que pobladas de recuerdos

Encadenan mi soñar

 

Pero el viajero que huye

Tarde o temprano detiene su andar

Y aunque el olvido, que todo destruye

Haya matado mi vieja ilusion

Guardo escondida una esperanza humilde

Que es toda la fortuna de mi corazón

 

Volver con la frente marchita

Las nieves del tiempo platearon mi sien

Sentir que es un soplo la vida

Que veinte años no es nada

Que febril la mirada, errante en las sombras

Te busca y te nombra

Vivir con el alma aferrada

A un dulce recuerdo

Que lloro otra vez

 

FUENTES:

lavanguardia.com. Trump ha deportado a 10.000 inmigrantes en medio de la pandemia. https://www.lavanguardia.com/internacional/20200410/48403339046/trump-deportado-inmigrantes-pandemia-coronavirus.html, ultima consulta 22 aprile 2020

Sagrada Biblia, Romanos 15,7

Andrès Carvajal. Más de 34.000 migrantes han llegado a Cúcuta para cruzar a Venezuela. https://www.eltiempo.com/colombia/otras-ciudades/regreso-de-migrantes-venezolanos-a-su-pais-por-la-crisis-del-coronavirus-484642, Ultima consulta 22 aprile 2020

Telesur. Venezolanos retornan su país tras crisis por el coronavirus. https://www.telesurtv.net/news/venezolanos-retornan-crisis-coronavirus-20200405-0020.html, Ultima consulta 22 aprile 2020

Marina Sardiña. El Covid-19 deja a miles de turistas varados en América Latina. https://www.france24.com/es/20200324-el-covid-19-deja-a-miles-de-turistas-varados-en-américa-latina. Ultima consulta  22 aprile 2020

Pablo Gimòn y Pablo Ximènez de Sandoval. El coronavirus rompe las costuras de la política migratoria de Trump. https://elpais.com/internacional/2020-04-12/el-coronavirus-rompe-las-costuras-de-la-politica-migratoria-de-trump.html . Ultima consulta il 22 aprile 2020

Ministerio del Poder Popular para Relaciones Exteriores. Plan vuelta a la Patria. http://mppre.gob.ve/temas/vuelta-a-la-patria/; http://mppre.gob.ve/wp-content/uploads/2020/02/2020-02-10_Bolet%C3%ADn_Vuelta_a_la_Patria.pdf. Ultima consulta il 22 aprile 2020

Ultima modifica ilVenerdì, 08 Maggio 2020 16:43
Devi effettuare il login per inviare commenti